miércoles , 12 diciembre 2018

Suspenden por 162 juegos a pitcher venezolano por violencia doméstica

El grandeliga venezolano José Torres deberá cumplir 162 juegos de suspensión en las Grandes Ligas y se perderá toda la temporada, luego de que la oficina del Comisionado de la MLB le aplicara este viernes un nuevo castigo por 100 encuentros, retroactivo al 5 de junio, sanción que terminará de cubrir lo que queda del torneo en curso.

El relevista de los Padres de San Diego y de los Leones del Caracas en la LVBP no pudo asistir a los pasados entrenamientos primaverales, al recibir una primera suspensión por este caso, una vez que se conoció que era investigado en la justicia estadounidense por un caso de violencia doméstica contra su compañera sentimental.

El zurdo fue sacado del roster de 40 en febrero, cuando apenas abrían las puertas de Spring Training. Desde entonces estaba en la lista restrictiva, sin poder disfrutar de sueldo ni acumular antigüedad ni tiempo de servicio.

El suceso ocurrió en diciembre y desde entonces está en los tribunales de Phoenix, ciudad donde tiene residencia el lanzador, aunque los californianos y autoridades de las Mayores no supieron oficialmente del asunto hasta dos meses después de suceder.

Según reportó originalmente el diario San Diego Union-Tribune, Torres supuestamente apuntó con un arma de fuego al cuerpo de su pareja, golpeó una puerta hasta sacarla de sus bisagras y en otra abrió un agujero con un puñetazo.

La suspensión original impidió que el caraqueño viera acción en su tercera zafra en la gran carpa. Entre 2016 y 2017 trabajó en 66 encuentros con los religiosos, con 4.04 de efectividad y una buena relación de 66 ponches y 18 boletos en 71.1 innings.

Era, antes del problema, uno de los serpentineros con puesto casi seguro en el roster inaugural de su novena.

Rob Manfred, Comisionado de la MLB, informó sobre la nueva suspensión por 100 juegos, que es retroactiva al 5 de junio, lo que hace que cubra los 162 cotejos del campeonato actual.

Reportó el diario USA Today que Torres no apeló y aceptó participar en un programa de tratamiento para casos como el suyo.

Las Grandes Ligas tienen desde hace dos años una severa política contra la violencia doméstica y el abuso infantil, que aplica suspensiones a los involucrados antes incluso de conocerse la decisión final de los tribunales involucrados.

Torres fue acusado inicialmente de asalto con arma mortal, daño criminal e intimidación.

La oficina de prensa de los Padres dio a conocer un comunicado en el que la escuadra apoya la medida de Manfred.

“Continuaremos respaldando los esfuerzos de la liga por educar a los peloteros y prevenir que sucesos como estos ocurran en el futuro”, indicó la gerencia de San Diego.

La nueva suspensión también le impide a Torres cobrar su salario, estimado en alrededor de 550.000 dólares para este torneo, y seguirá sin acumular tiempo de servicio y antigüedad.

Es el segundo caso de este tipo que resulta noticia con peloteros venezolanos en 2018. En marzo, el patrullero Danry Vásquez fue despedido por un club de ligas independientes cuando se hizo público el video donde golpeaba a su entonces compañera sentimental hace dos años, un caso que en su momento fue investigado por la policía de Houston y por el que fue dejado en libertad por los Astros en 2016

Vásquez dio una rueda de prensa al resurgir el escándalo, hace tres meses, pidió perdón y aseveró que durante dos años ha seguido tratamiento contra la ira y ha dedicado parte de su tiempo al trabajo social, para compensar su falta.

Actualmente juega en México, con los Piratas de Campeche.

Meridiano

Puede interesarle...

River Plate derrota a Boca Juniors y se corona campeón de la Copa Libertadores

La final de la Copa Conmebol Libertadores, que por primera vez en su historia se …