domingo , 23 septiembre 2018

Girlfriends in conflict are sitting on the bench and sulking each other

Ocho cosas que hacen las parejas que están a punto de romper

Existen varios indicios de que hay una ruptura a la vuelta de la esquina: ignorarse mutuamente, dejar los ojos en blanco, hacer planes de futuro sin contar con la pareja y un largo etcétera.

 ¿Qué otras cosas hacen a diario las parejas que están a punto de dejarlo? A continuación se incluyen ocho hábitos que preceden a una ruptura, según los expertos.
  • Ignoran las necesidades básicas de su pareja

“A menudo, cuando las parejas están al borde de la ruptura, surge un resentimiento profundo hacia el otro. Como resultado, estas personas tienden a centrarse en sus propias necesidades ignorando las de su pareja, con frases como ‘Estoy haciendo esto por mí’ o ‘Me voy a centrar en mí de una vez por todas’ en lugar de ‘Esto es por el bien de nuestra relación’. Esto resulta problemático, dado que supone un abandono de la relación y, pese a que el motivo inicial es que una persona se siente sola, este comportamiento lo único que hace es alimentar esa soledad. Si sentimos que nuestra pareja no nos apoya, tenemos una excusa para dejar la relación” Dejan los ojos en blanco y adoptan una actitud sarcástica

  • Dejan los ojos en blanco y adoptan una actitud sarcástica

“Según las investigaciones de John Gottman, experto en terapia de pareja, el desprecio es una señal peligrosa de que la relación va por mal camino. Se trata de un sentimiento de aversión y superioridad hacia tu pareja. Algunos signos de que estamos actuando así es dejar los ojos en blanco, sonreír con burla, ser sarcástico o reírse cuando la pareja está preocupada. El desprecio se manifiesta ignorando, burlándote o denigrando a tu pareja por creer que eres superior a él o a ella. La cura para este problema es la empatía. Debemos humanizar a nuestra pareja, tratando de encontrar similitudes con nosotros”.

  • Ya no hablan como antes

“A menudo, las parejas experimentan cambios en la comunicación. Esto puede manifestarse de distintas formas y afectar a la frecuencia y al contenido de las conversaciones. Hay parejas que empiezan a evitar temas más profundos y serios, mientras que otras sienten que ya no hacen bromas y que todas las conversaciones se vuelven excesivamente intensas o acaloradas. Es frecuente que sientan que su pareja no está tan dispuesta a hablar y que las conversaciones se cortan antes de tiempo”.

  • Ya no hacen planes de futuro juntos

“Cuando las parejas dejan de conversar sobre planes a largo plazo, es una señal de que ya no ven futuro en esa relación. Puede que lo hagan de forma totalmente inconsciente, pero tienden a centrarse en sobrevivir en el presente en lugar de emocionarse por un futuro juntos. En su subconsciente, están pensando que querrían estar en otro sitio o ya no son capaces de imaginarse ese futuro. Ha desaparecido la emoción de hacer cosas como irse de vacaciones, mudarse o buscar oportunidades en común”.

  • Quieren ganar todas las discusiones

“Las parejas que están destinadas a romper tienden a adoptar una actitud competitiva. Cada individuo se centra en ‘ganar’. Todos los problemas o posibles desacuerdos se convierten en una pelea a muerte. Darse cuenta de que la relación está llegando a su fin aumenta la ansiedad y los sentimientos de inseguridad, por lo que las personas tienden a luchar por su integridad y autoestima. Sin embargo, ganar una discusión sobre si el cielo es azul, verde o morado nunca es tan importante como recordarle a tu pareja que la quieres”.

  • Ya no se saludan ni se despiden

“Cuando las parejas están a punto de romper, no solo dejan de lado los detalles, como regalar flores, decir ‘te quiero’ y gestos similares, sino que también dejan de decirse ‘hola’ y ‘adiós’. A menudo, la pareja evita iniciar una conversación o responder a un gesto tan simple como decir ‘Buenos días’, ‘Hasta luego’ o ‘Hola, me alegro de que ya estés en casa’. Es como si la otra persona ni siquiera estuviera ahí: se ignoran mutuamente. Esto puede resultar muy doloroso, pues no solo es despectivo, sino también deshumanizador. Es una falta de interacción dolorosa. Si alguien se está planteando cortar su relación, este comportamiento lo único que hace es reforzar su decisión”.

  • Toman decisiones importantes sin consultarlas con su pareja

“Las parejas que se están planteando romper tienden a tomar decisiones de forma unilateral. Dejan de tener en cuenta los pensamientos y sentimientos de su pareja y no buscan o aceptan la opinión del otro. En mi consulta, tiendo a estar atento a cuando un miembro de la pareja emplea el pronombre ‘Yo’ en lugar de ‘Nosotros’. Está bien ser independiente, pero es una falta de respeto dejar a tu pareja de lado en aquellas decisiones que también le incumben”.

  • Ya no tienen energía para discutir

“Algunas de estas parejas sentirán que aumentan las discusiones, mientras que otras verán que ya nunca discuten. Esto puede deberse a que uno o los dos han tomado la decisión interna de terminar la relación, por lo que sienten que carece de sentido discutir o hablar de lo que les gustaría modificar. Les parece inútil tratar de cambiar las cosas, por lo que estas parejas experimentan un notable descenso de la tensión. Así, tienden a ignorar aquellas cuestiones que pueden derivar en una discusión”.

The Huffington Post

Puede interesarle...

¡Alerta con Olivia! Un nuevo viral malicioso envía enlances pornográficos a menores de edad por WhatsApp

Hace poco era Momo, ahora se llama Olivia. Bajo ese nombre se presenta el nuevo viral …