La víctima de la presunta agresión sexual de Dani Alves renuncia a ser indemnizada por el futbolista

La víctima de la presunta agresión sexual del futbolista brasileño Dani Alves, ocurrida el pasado 30 de diciembre en una discoteca de Barcelona (Cataluña, España), ha renunciado a ser indemnizada por parte del futbolista ante la jueza que lleva el caso, informó este domingo el diario El País, citando fuentes de la investigación.

A pesar de que la magistrada le recordó a la joven de 23 años que, en caso de que se condene al exjugador del FC Barcelona, tiene derecho a ser resarcida económicamente por las lesiones y los daños morales sufridos, esta renunció explícitamente a ejercer ese derecho, argumentando que lo único que quiere es que se haga justicia y el hombre pague con la cárcel.

En su declaración, la mujer explicó que fue a la discoteca Sutton con una amiga y su prima, donde conocieron a unos chicos mexicanos que les invitaron a ir a la zona VIP y que, una vez allí, les pidieron que se sentaran en una mesa donde estaba Alves. Según su testimonio, desconocía que se trataba de un futbolista famoso.

Poco después, Alves pidió una copa para las tres chicas y se colocó detrás de la víctima. «Me estaba dando asco. Desde atrás cogió mi mano, la puso en su pene y la quité», afirmó, detallando que a continuación le pidió que cruzara una puerta que ella no sabía que la conduciría hasta el lavabo.

La versión de la joven

Según la versión de la víctima, cuando entraron él la encerró en el baño, le dijo que no podía marcharse, la forzó para que le practicara una felación y le dio bofetadas. Acto seguido, la penetró «de manera violenta» hasta eyacular y se fue.

En ese momento, la chica contó lo ocurrido al portero del local nocturno y, posteriormente, fue atendida en el Hospital Clínic, cuyo parte médico ha servido como indicio en la causa. El auto de prisión dio plena credibilidad a la mujer, cuya declaración fue «contundente» y «persistente».

La jueza constató que en su comparecencia de 45 minutos el futbolista ofreció hasta tres versiones distintas con contradicciones, razón por la que acabó ordenando el ingreso en prisión del acusado por riesgo de fuga, ya que no reside en el país ibérico, tal como habían solicitado la Fiscalía y la abogada de la víctima.

El Club Universidad Nacional de México —conocido popularmente como los Pumas de la UNAM— puso fin al contrato con el jugador, después de trascender la noticia del caso.

Alves podría afrontar una pena de entre cuatro y doce años de cárcel como presunto autor de una agresión sexual.

Fuente; RT