La historia del «hotel negro»: La guarida del Tren de Aragua donde secuestra, tortura y asesina a sus víctimas

La temida banda venezolana, conocida como el Tren de Aragua, tiene un centro de operaciones en pleno centro de Bogotá, Colombia. Las autoridades lograron dar con el llamado «hotel negro», donde testigos afirman se llevaron a cabo secuestros, torturas y asesinatos a plena luz del día.

Una investigación de la revista Semana señala que estas dos casas, que comparten una misma fachada, sirvió como guarida para sus integrantes, entre ellos alias «Alfredito», detenido hace poco.

«Allí han ocurrido varios homicidios. De ese lugar sacaron al Gato y a Pitillo, con Guayabita, que aparecieron muertos y torturados en una carreta en Bellavista», indica un informante.

Hasta el «hotel negro», que tiene cuatro pisos, llevaban a delincuentes de otras bandas rivales, conocidos como «prestados».

«Los someten a torturas grabadas en video por los demonios del Tren», relata el portal colombiano.

Cuando finalmente asesinan a sus víctimas, optan por descuartizarlos o fracturarle las extremedades para poder movilizarlos en bolsas y sacarlos de su guarida como si fuera basura.

Tren de Aragua en Colombia

El modus operandi del Tren de Aragua en las calles de Bogotá es casi como de película, describe Semana. Cuando reciben una orden, buscan a su objetivo, le toman fotos y videos y siguen sus pasos para tenerlo vigilado.

Una vez que se aprueba el ataque, los sicarios lo llevaban hasta el «hotel negro», donde los torturaban, golpeándolos y asfixiándolos.

Según las autoridades policiales, son 17 los cadáveres localizados en la capital colombiana con las mismas características: Metidos en bolsas negras y con signos de tortura.

La investigación de Semana reveló que el Tren de Aragua tienen más de un centro de operaciones en la ciudad. «Para la localidad de Santa Fe y Los Mártires, la sucursal de las torturas era conocida como la Casa de los Masajes», explican.

Los vecinos de estas casas viven el terror bajo amenaza. Incluso, los delincuentes envían a comerciantes mensajes por WhatsApp para garantizar su silencio. Así, la banda criminal, que tiene células en varios países de América Latina, «conquista» territorios y expande su dominio en Bogotá.

 

 

Fuente: Meganoticias