El Supremo de España ratifica la condena contra el ‘youtuber’ que le dio galletas rellenas de pasta dental a un indigente

El Tribunal Supremo de España ratificó la condena contra el ‘youtuber’ ReSet, a quien un juzgado de Barcelona condenó en 2019 por delitos contra la integridad y le prohibió tener una cuenta en Youtube por cinco años, luego de que difundiera un video donde le daba de comer galletas rellenas de pasta dental a un indigente.

La decisión fue tomada por el pleno de la Sala Penal del máximo tribunal, que siguió el criterio del Ministerio Fiscal. Sin embargo, en la redacción definitiva de la sentencia, tres magistrados podrían formular votos particulares, es decir, mostrar discrepancias con el fallo.

En enero de 2017, Kenghua R., un joven que entonces tenía 19 años, publicó en su canal de esa plataforma social, donde tenía un millón de suscriptores, un video en el que aceptaba un reto de usuario de Twitter: comprar galletas Oreo, sustituir su relleno por dentífrico y dárselas a alguien en la calle.

‘ReSet’ aceptó la propuesta y la combinó con regalar dinero a gente necesitada. Al salir a la calle, le dio un billete de 20 euros y el paquete de galletas alterado a un indigente que pedía ayuda en la puerta de un supermercado.

Luego de realizar esa acción, afirmó que «se siente bien cuando ayudas a una persona» y agregó que, aunque en la parte del Oreo con pasta dental quizá se había «pasado un poco», el «lado positivo» es que «eso le ayudará a limpiarse los dientes».

Posteriormente, tras recibir comentarios negativos en sus redes, volvió a contactar al hombre para darle otros 20 euros de «compensación», no le ofreció disculpas y volvió a referirse a que lo ocurrido le serviría para lavarse los dientes.

Tras conocerse el video, agentes de la Guardia Urbana localizaron al hombre en situación de calle en el barrio de la Marina del Port, en el este de Barcelona, le plantearon la posibilidad de denunciar los hechos y la aceptó.

Además de la prohibición de usar la red social por un lustro, el juzgado de lo penal número 9 de Barcelona lo condenó a quince meses de cárcel y a indemnizar al afectado con 20.000 euros por los daños morales causados por la difusión del video, con el que habría ganado 2.180 euros.

Según el fallo de la sentencia del juzgado de Barcelona, el mendigo vomitó luego de comer las galletas y sintió tristeza y miedo, por lo que el juez concluyó que había recibido un «trato humillante, degradante y estigmatizador».

 

 

Fuente: RT