Aseguran que aerolíneas internacionales planean su regreso a Venezuela

El regreso de los vuelos de TAP Air Portugal a Caracas podría marcar un punto de inflexión en el contexto de lo que ha sido un grave aislamiento en la conectividad de vuelos internacionales en Venezuela en los últimos años.

Muchas aerolíneas abandonaron el país por las deudas del Estado con las compañías, la conflictividad política en los tiempos del chavismo, los problemas de seguridad e infraestructura, las sanciones internacionales al Gobierno venezolano y la pandemia.

En los últimos meses, compañías como Air France, Sky, Lan Chile, Iberia, Aerolíneas Argentinas, Avianca y Wyngo se han comunicado con las autoridades del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) para explorar el terreno y la posibilidad de reanudar operaciones en el país. Las aerolíneas colombianas Avianca y Wyngo deberán esperar a que se concreten las condiciones políticas entre los gobiernos de Colombia y Venezuela, unas relaciones que en este momento están rotas, pero que podrían cambiar tras las elecciones colombianas, cuya primera vuelta se celebra en dos semanas.

Las aerolíneas estadounidenses –American Airlines, en particular—deberán esperar al fin de las sanciones impuestas por Washington a Venezuela, un horizonte todavía lejano.

Hasta este momento, de acuerdo a información del presidente de la Asociación Nacional de Líneas Aéreas, ALAV, Humberto Figuera, además de TAP, solo cinco aerolíneas internacionales prestan servicio al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, de Maiquetía. Se trata de Cubana de Aviación, la panameña Copa, Turskih Airlines, Air Europa y Plus Ultra, que junto a las ocho compañías de aviación venezolanas se encargan de atender el alicaído panorama de vuelos comerciales en el país.

“Pienso que es muy posible que otras compañías regresen pronto, quizás en el segundo semestre de este año”, dice Figuera, quien afirma que algunas condiciones para la prestación de servicio comercial referidas a la seguridad ciudadana y el entono económico –con el fin del prolongado control cambiario vigente en el país—y la tranquilidad política han mejorado.

El derrumbe de la conectividad de los servicios de aviación comercial en Venezuela se concretó en varias fases y, como el derrumbe de toda la economía nacional, arrancó en 2014

Aerolíneas europeas y latinoamericanas –Alitalia, Lutfhansa, Latam, Avianca, Air Canadá, Caribbean Airlines, Intel, Mexicana, Gol, TAM, Lan Chile y Lan Perú, entre otras, que entonces decidieron progresivamente marcharse del país.

El agravamiento de las relaciones con los Estados Unidos comenzó a complicar poco después las operaciones para las compañías Continental y American, que además comenzaron a afrontar problemas con sus sindicatos y músculo laboral, renuentes a ir a Venezuela por los problemas derivados de la delincuencia. American hizo un esfuerzo especial por retrasar todo lo posible su salida de Venezuela, pero acabó dejando el país.

Fuente: El País.