Cecodap advierte que la violencia es un comportamiento que se aprende

“La violencia es un comportamiento que se aprende, y por lo general, no es algo que va a suceder de manera espontánea”, advirtió a El Pitazo el coordinador adjunto de la ONG Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), Abel Saraiba, al referirse a los casos de acoso escolar o bullying que se reportaron en los últimos días en diferentes estados del país.

Un niño que actúa de forma violenta o agresiva contra sus similares presenció o vivió diferentes formas de este comportamiento que no son reconocidos de esta manera, explicó el también psicólogo y psicoanalista.

Asimismo, indicó que incluso “pudiera llegar a pasar que un padre o madre no actúa de manera directa, pero el niño presencia violencia basada en género en la familia o comportamientos intimidantes u hostiles por parte de adultos o personas significativas del entorno”.

Sarabia señaló que reconocer estas señales es clave para poder intervenir para generar cambios en las formas de relacionarse y prevenir que causen daños a terceros.

En las últimas semanas, el fiscal general del gobierno de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, anunció que investiga varios casos de acoso escolar e incluso imputó a un adolescente y al directivo de un liceo.

El coordinador general de la ONG Cecodap, Carlos Trapani, añadió en una entrevista a EFE el 1 de abril, que Venezuela no cuenta con una data oficial sobre los casos de violencia escolar, por lo que desconocen cuál es la incidencia real de este hecho.

El psicólogo Abel Sabaria destacó que existen ciertas características que permiten identificar a los adolescentes que actúan como agresores, entre las que se encuentran:

1- Capacidad de empatía que tiene el niño frente a los demás porque encuentran dificultades para ponerse en los zapatos de otros.

Sabaria destacó que esta capacidad se desarrolla gradualmente a lo largo de crecimiento; por lo que, no es fácil distinguirlo en niños por debajo de los cinco años.

«Cuando pasan esas edades es esperable que un niño pueda identificar, reconocer y sentir empatía por los sentimientos de otras personas”, agregó y llamó a estar pendiente a los casos en que esto no suceda, pues representa una señal para estar atentos.

2- Su relación con aquellos que percibe como más pequeños, más débiles o vulnerables porque es común que los agresores actúen sobre este grupo de personas.

3- Llega a casa con dinero o pertenencias que no son suyas.

4- La crueldad o capacidad de lastimar animales.

5- La reacción del entorno ante la llegada del niño, es decir, si lo reciben con agrado o temor.

Fuente: El Pitazo