Niño antes de morir en explosión en Maturín: “Mami te daré un mejor regalo”

En la mañana, antes de morir, Deivinson le entregó un regalo a su mamá en la escuela por el Día de las Madres. Le dijo: “mami, cuando sea grande, yo te voy a dar un mejor regalo”. Luego, la abrazó y la besó. Julimar lo cobijó en su pecho para llenarlo de besos.

 Unas cinco horas después de ese momento, Julimar salió corriendo de su casa cuando escuchó un estruendo y los gritos de su vecina, llamándola desesperada. La joven madre quedó aturdida al ver a sus dos hijos llenos de sangre, uno distante del otro, tirados en el patio de la casa de su vecino.

“Ella reaccionó, quiso salvarlos. Cargó a uno y un vecino, al otro. Se los trajeron al hospital en el camión de ese vecino y aquí (hospital) no pudieron hacer nada, porque ya estaban muertos. Fue algo horrible”, expresó una tía de Julimar a El Pitazo este viernes, 6 de mayo.

Julimar Ramos es la madre de Deivinson y Ángel Jaramillo Ramos, los dos hermanitos de 7 y 5 años que murieron por la explosión de una granada en el callejón 10 de Julio del sector El Maco, la tarde de este jueves 5 de mayo.

La comunidad está ubicada en la parroquia La Cruz de Maturín, al oeste de la capital del estado Monagas. Tiene cinco años de fundada y la conforma una calle donde hay 20 casas. La familia Ramos calcula que habitan unos 20 niños, quienes todos los días se reúnen a jugar a la misma hora que ocurrió la explosión.

Niños jugaban en el patio

Deivinson y Ángel salieron junto a sus otros dos hermanos a jugar. La familia calcula que eran las 3:00 pm cuando caminaron desde su rancho hasta el rancho contiguo para buscar a una amiguita de 2 años de edad. Querían jugar con su bicicleta.

“Esto está muy aburrido aquí”, dijo el hermanito mayor, de 10 años, mientras tomaba de las manos al de 2 para regresarse a la casa. Deivinson y Ángel se quedaron esperando a la amiguita.

La familia presume que los niños observaron la granada en un hueco del patio y quisieron tocarla. Creen que Deivinson la accionó accidentalmente, porque su cuerpo quedó destrozado. La onda expansiva lo lanzó hacia un lado y a su hermano al otro.

Las esquirlas salieron disparadas y fueron guardadas como evidencias por los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), que iniciaron las pesquisas del caso.

Dos detenidos

La familia de los niños dijo que los dueños del rancho donde estaba la granada están presos. El Cicpc los arrestó por averiguación. Por medidas de seguridad no se identifican, pero dicen que el hombre estuvo preso y que él debe saber por qué estaba la granada en su patio.

“Él siempre iba a nuestra, compartía con nosotros. No entiendo nada. No sé qué pasó”, expresó Julimar, quien estuvo detenida hasta las 10:00 pm bajo averiguación por levantar los cuerpos de sus hijos y llevarlos hasta el hospital de Maturín.

Los cuerpos de los niños serán sepultados en el cementerio de La Cruz este sábado, 7 de mayo. “Ahora cómo hago para regresar al rancho sin ellos. Ya no los podré tener a los dos en mis brazos. Cómo hago ahora”, expresó Julimar.

Fuente: El Pitazo