Atrocidad en España: Fisioterapeuta abusó de un bebé de dos años con parálisis cerebral

Este miércoles se dio a conocer la detención de un hombre acusado de abusar sexualmente de una menor de edad mientras recibía atención especializada en su consultorio, el presunto pederasta fue descubierto por el propio padre de la víctima, quien ingresó al local al escuchar los llantos de la pequeña.

Los hechos ocurrieron en la población de Torrent, perteneciente a la Comunidad Valenciana, España, y fueron confirmados por fuentes de la Jefatura Superior de Policía y algunos medios locales. Como consecuencia de la denuncia realizada por el padre de la víctima, los elementos de policía detuvieron a un hombre de 30 años por presuntamente agredir sexualmente a la menor.

La pequeña de dos años, que de acuerdo con sus padres sufre parálisis cerebral, asistía con regularidad al consultorio, ubicado en un centro municipal, con el objetivo de recibir terapia. Sin embargo, el martes el fisioterapeuta habría sido sorprendido por los padres de la menor en el momento en que presuntamente abusaba de ella.

Padres rompieron la puerta para rescatar a la menor

De acuerdo con la versión de los padres de la niña, una vez que escucharon el llanto de su hija tuvieron que derribar la puerta del consultorio para poder ingresar en él y así poder auxiliarla. Al momento en que intentaban entrar descubrieron presuntamente al fisioterapeuta cometer los abusos in fraganti.

De acuerdo con los reportes difundidos por la prensa local, un equipo especializado de la Policía Nacional dio inicio a las investigaciones correspondientes mientras que el pederasta fue detenido por agentes de la Policía Local de la ciudad de Torrent, en el centro municipal del Ayuntamiento, conocido como la Casa de la Dona.

Los padres de la menor relataron que los hechos habían ocurrido alrededor de las 18:00 horas locales del pasado martes 3 de mayo en el citado lugar, al cual habían llevado a su hija para que recibiera consulta del fisioterapeuta, motivo por el que se quedó a solas con la niña, hasta el instante en que escucharon su llanto.

La madre de la pequeña de dos años declaró haberse asomado por un pequeño espacio que dejaba un vinilo, y vio al citado especialista con los pantalones abajo y a la pequeña parcialmente sin ropa. En ese momento intentaron ingresar al consultorio, pero la puerta tenía puesto el seguro, por lo que se vieron en la necesidad de derribar el marco de la misma. Tras liberarla, la menor recibió atención en un hospital de Valencia.

Fuente: El Heraldo