Bebé murió repentinamente después de perder el color de su piel en pocas horas

Cuando el pequeño Ezrah no comía, se ponía inquieto y malhumorado, sus padres sabían que algo no andaba bien.

Con solo 19 días de edad, el niño comenzó a gruñir y su temperatura se disparó.

Preocupados, los padres Craig Pollard, de 37 años, y Sarah Doolin, de 34, llamaron a emergencias y les dijeron que esperaran una ambulancia.

La familia, que vive en Cornualles, Reino Unido, esperó durante una hora a que llegara la ambulancia, pero sin señales de haberla, llamó de nuevo a emergencias.

Les dijeron que no vendría y se dirigieron al Royal Cornwall Hospital.

Craig dijo: “Una vez que llegamos a Treliske, su color había desaparecido y se había vuelto moteado. Nos dijeron que si esperábamos media hora se habría muerto en su casa”.

“La mayoría de las historias que hemos leído, los padres tienen un largo período de tiempo a medida que su hijo decae, pero lamentablemente Ezrah se vino abajo en horas”, agregó.

Ezrah recibió tratamiento inicialmente en el hospital antes de ser trasladado al hospital de niños de Bristol, donde se le diagnosticó sepsis y meningitis como resultado del estreptococo del grupo B (GBS o Strep B).

A pesar de los grandes esfuerzos de los médicos, Ezrah falleció el 25 de marzo después de sufrir una lesión cerebral.

Ahora, la pareja desconsolada dice que una simple prueba podría haber salvado la vida de su hijo.

Craig dijo: “Creemos que queremos crear tanta conciencia como podamos. No queremos que nadie más pase por el infierno que hemos pasado”.

Fuente: La Patilla