Rusia no descarta despliegue militar en Venezuela si aumenta tensión con EEUU

El viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, que lideró la delegación rusa en las negociaciones del lunes en Ginebra, dijo en declaraciones televisadas que no podía confirmar ni excluir la posibilidad de que Rusia estableciera infraestructura militar en Cuba y Venezuela.

Las conversaciones en Ginebra y la reunión del miércoles 12 de enero entre Rusia y la OTAN en Viena no lograron reducir las discrepancias sobre las exigencias de seguridad, mientras Rusia mantiene tropas movilizadas cerca de Ucrania, citó La Nación.

«Todo depende de las acciones de nuestros homólogos estadounidenses”, dijo el viceministro y señaló que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha advertido que su país podría tomar medidas técnico-militares si Estados Unidos actúa para provocar a Moscú y subir la presión militar.

Ryabkov dijo que Estados Unidos y la OTAN han rechazado la principal reclamación de Moscú, una garantía de que la alianza no se expandirá a Ucrania y otras naciones exsoviéticas, y añadió que las grandes diferencias en las estrategias de los dos bandos ponen en duda la continuidad de las conversaciones.

Mientras que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, señaló que hay “algunos elementos y matices positivos” durante las conversaciones, pero los describió como “fracasados” debido a los marcados desacuerdos sobre las demandas clave de Rusia.

“Las conversaciones se iniciaron para recibir respuestas específicas a temas principales concretos que se plantearon, y quedaron desacuerdos sobre esos temas principales, lo cual es malo”, dijo en una conferencia telefónica con periodistas.

Peskov advirtió sobre una ruptura total de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia si se adoptan las sanciones propuestas contra el presidente ruso, y otros importantes líderes civiles y militares. Las medidas, propuestas por los demócratas del Senado, también apuntarían a las principales instituciones financieras rusas si Moscú envía tropas a Ucrania.

Peskov criticó las propuestas como un intento de aumentar la presión sobre Moscú: “Se trata de sanciones, que teniendo en cuenta la inevitable respuesta adecuada, equivalen efectivamente a una iniciativa para romper relaciones”, advirtió, y agregó que Rusia responderá en especie para proteger sus intereses.

Las conversaciones se producen cuando se estima que 100.000 soldados, tanques y equipo militar pesado rusos están listos para el combate y se concentran cerca de la frontera oriental de Ucrania.

La acumulación ha causado profundas preocupaciones en Kiev y Occidente de que Moscú se esté preparando para una invasión. Rusia niega que esté considerando una invasión y, a su vez, acusa a Occidente de amenazar su seguridad al colocar personal y equipos militares en Europa Central y Oriental.

Las tensiones en torno a Ucrania y las demandas de Rusia a Occidente aparecieron nuevamente sobre la mesa en la reunión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Viena.

“Es casi imposible que la OTAN nos dicte dónde debemos mover nuestras fuerzas armadas en el territorio ruso”, dijo.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Zbigniew Rau, quien asumió el cargo de Presidente en ejercicio de la OSCE, señaló en su discurso de apertura que “el riesgo de guerra en el área de la OSCE es ahora mayor que nunca en los últimos 30 años”.

Fuente: El Universal