Tragedia en Inglaterra: Niño fue envenenado con sal tras ser torturado por su papá y madrastra

Un niño de seis años fue sometido a meses de abuso por parte de su padre y su madrastra antes de que lo mataran por propinarle múltiples golpes en la cabeza contra una superficie dura, según las declaraciones en un tribunal.

Thomas Hughes, de 27 años, y su compañera Emma Tustin, de 31, están en juicio acusados de asesinar al joven Arthur Labinjo-Hughes tras provocarle una “lesión cerebral insuperable” en junio de 2020.

Tustin supuestamente agredió a Arthur mientras lo cuidaba en su casa en Solihull, West Midlands, y le tomó una foto mientras agonizaba.

A pesar de tener un teléfono, no llamó a emergencia hasta 12 minutos después, y les dijo a los médicos que él la había golpeado en la cabeza, después de caerse “se golpeó la cabeza cinco veces él solo”

Los paramédicos lo encontraron con un paro cardíaco, lograron resucitarlo y lo ingresaron en el hospital, donde los médicos descubrieron “grandes hematomas en todo el cuerpo” y las pruebas revelaron que había sido “envenenado con sal”, alegaron los fiscales.

Arthur fue llevado a cuidados intensivos después de sufrir dos paros cardíacos más, pero los médicos decidieron que no se podía salvar y murió.

Los miembros del jurado del Tribunal de la Corona de Coventry escucharon cómo Arthur fue “abusado física y verbalmente, aislado, el acceso a la comida y la bebida estaba controlado o restringido, se le privó de las comodidades básicas para la vida como una cama y ropa”.

Arthur había estado al cuidado de su padre a tiempo completo después de que su madre, Olivia Labinjo, fuera condenada por homicidio involuntario en 2019.

El niño y su padre se mudaron a la casa de Tustin unos meses antes de su muerte, sin embargo, “no había evidencia clara de la presencia de Arthur viviendo en esa casa”, reveló Jonas Hankin, el acusador.

Hankin comentó que parecía que Arthur fue “obligado a dormir en el piso de la sala de estar” y que “se encontró un edredón en un armario debajo de las escaleras”.

“Y sufrió maltrato psicológico y acoso con lenguaje ofensivo”, agregó el fiscal.

Tustin tomó fotografías y más de 200 archivos de audio de Arthur siendo castigado, que envió a Hughes.

A los miembros del jurado se les informó que lo obligaban a permanecer de pie durante horas “en aislamiento”, a veces en un escalón junto a la puerta principal, donde lo “castigaban por movimientos no autorizados, incluidos los intentos de sentarse”.

En una ocasión, Hughes le envió un mensaje de texto a Tustin: “Dile que no mueva un músculo; ponlo junto al refrigerador, sácalo afuera o donde sea, regálalo. Sácalo con la basura”.

En otro mensaje, escribió: “Acaba con él”.

Días antes de la muerte de Arthur, su padre le dijo a un vecino: “Si escuchas a alguien decir: Mo me mates, ignóralo, no lo lastimaré”.

Tustin ha admitido un cargo de crueldad infantil al “obligar a [Arthur] a ponerse de pie, aislarlo dentro de la casa familiar e intimidarlo física o verbalmente”, y Huges niega un cargo similar.

Hughes y Tustin están acusados de tres cargos más de crueldad infantil contra el niño por administrara sal, asalto en múltiples ocasiones y alimentarlo apropiadamente.

Ambos niegan el asesinato, así como los cargos adicionales, mientras el juicio continúa.

Fuente: La Patilla