Descubrieron a un enfermero en Miami mientras obligaba a un paciente con demencia a masturbarlo

Una mujer y una cámara de seguridad captaron el momento en que un empleado de un hospicio del Condado Miami-Dade obligaba a que un paciente de 85 años con demencia lo masturbara, dijo el Departamento de Salud de la Florida.

El Departamento de Salud informó del incidente mediante una orden de suspensión de emergencia (ESO) con fecha de 8 de julio, que archivó en la licencia del asistente de enfermería certificado Alfredo Gutiérrez Hernández, de 56 años, quien también enfrenta cargos delictivos en una corte de Miami-Dade por las mismas alegaciones bajo el nombre de “Alfredo Gutiérrez”.

En un inicio, Gutiérrez Hernández fue acusado de cinco cargos de agresión lasciva contra una víctima anciana o incapacitada, y otros dos cargos de exhibicionismo lascivo contra una víctima anciana o incapacitada. Estos cargos, que se le presentaron el 6 de mayo, en la actualidad se le redujeron a dos.

Gutiérrez Hernández salió en libertad de la cárcel de Miami-Dade tras pagar una fianza de $25,000 el mismo día que lo arrestaron. Desde marzo de 2016 trabaja como asistente de enfermería certificado.

ABUSO DE UN ANCIANO ENFERMO

Según la orden de suspensión, Gutiérrez Hernández trabajaba en un hospicio de OpusCare of Florida el 7 de mayo, cuidando en su casa a un paciente que solo fue identificado como R.C. M.C., la hija del anciano, vive en la casa también.

M.C. se percató de que la puerta del dormitorio de R.C. estaba cerrada. El anciano está postrado en cama, y padece demencia, de modo que al ver cerrada la puerta, M.C. se preocupó, y la abrió.

“Tras entrar al dormitorio, M.C. observó que Gutiérrez Hernández se arreglaba los pantalones como si hubiera sido sorprendido en algo indebido”, dijo la orden.

Entonces, decidió ver el video.

La orden dice que luego de cerrar la puerta, Gutiérrez Hernández se desabrochó los pantalones, puso la mano de R.C. en su pene y “le manipuló la mano de arriba a abajo del pene”.

Poco después, Gutiérrez Hernández cambió el ángulo de la mano de R.C. e hizo lo mismo de nuevo.

De acuerdo con la ESO, cuando M.C. lo confrontó, Gutiérrez Hernández respondió: “Lo siento, lo siento”.

Fuente: El Nuevo Herald