Desarticulada red de prostitución infantil y trata de blancas en Carabobo

Funcionarios de la Base Territorial de Inteligencia (BTI), adscritos a la Dirección de de Inteligencia Estratégica (DIE) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), desarticularon de una red de prostitución infantil y trata de blanca y detuvieron a siete personas.

En nota de prensa se informó que en conjunto con el Ministerio Público, el pasado martes una comisión de la BTI se trasladó hacia el sector II de Ricardo Urriera, parroquia Miguel Peña de Valencia, donde, de acuerdo a las investigaciones adelantadas por parte de ese despacho, operaba parte de la red dedicaba a la prostitución infantil y trata de blancas. Al llegar a la casa ubicada en la calle seis, dieron con dos de las personas buscadas.

En ese primer procedimiento, resultaron detenidos Keyla Guzmán, de 32 años, y Pedro Castillo, de 38 años. En la vivienda fueron incautados once teléfonos, un CPU, un teclado, un monitor, que usaban para cometer sus delitos. Además de diez documentos de identidad y varios pasaportes.

Los trabajos de inteligencia condujeron a los oficiales hacia otra casa en la calle Anzoátegui del pueblo de San Diego, donde detuvieron a cuatro personas más relacionadas con la banda e identificadas como Jonathan Carballo (31), Mayerlin Bernal (33), Elvia Batista (53) y Harrison Rivero (29).

 Durante el allanamiento, se logró incautar 100 municiones calibre 9 mm, 49 calibre 357 mm, 89 de 380 mm, dos cargadores extra largos y otras evidencias claves que los vinculan con la red.

En el sector La Pelayera de Los Guayos fue detenido Oscar Angulo, de 46 años, quien también formaba parte de este grupo de delincuencia organizada. Una vez que la comisión llegó al sitio, ubicó al sujeto y le dio la voz de alto. Al verificar su identidad se percataron que se trataba de otro de los hombres buscados por las autoridades.

El caso fue puesto a la orden de la Fiscalía 20 en materia de Niño, Niña y Adolescente. Continúan las averiguaciones para desmantelar por completo la banda.

Fuente: El Carabobeño