Enfermero de Maradona dice que tenía orden de no despertarlo

El enfermero Ricardo Almirón, una de las últimas personas que vio con vida al líder deportivo argentino Diego Maradona, aseguró que tenía órdenes de no despertarlo y que atendió al exfutbolista como alguien con complejidades psiquiátricas pero sin nunca ser notificado de sus cardiopatías.

El enfermero rindió declaración indagatoria ante la Fiscalía argentina como uno de los siete sospechosos de haber cometido «homicidio simple con dolo eventual» del astro del fútbol.

Almirón, de 37 años, era el cuidador nocturno de Maradona. La Fiscalía sospecha que mintió al afirmar que el excapitán de la selección argentina dormía y respiraba con normalidad pocas horas antes de su fallecimiento, cuando la autopsia reveló que agonizaba, versión que el enfermero ratificó este lunes.

El imputado permaneció unas siete horas dentro de la Fiscalía de San Isidro, en las afueras de Buenos Aires, junto a su abogado Franco Chiarelli. Durante su declaración, explicó cuál había sido su tarea durante la última internación domiciliaria del astro.

Comienza la ronda de declaraciones de los imputados por la muerte de Maradona

La ronda de declaraciones de los siete imputados en la causa en la que se investiga la muerte del exfutbolista Diego Armando Maradona comenzó el pasado lunes en Argentina con la comparecencia del enfermero Ricardo Omar Almirón.

El comienzo de las sesiones indagatorias, que culminarán el 28 de junio con la declaración del neurocirujano Leopoldo Luque, se había previsto para el 31 de mayo pasado, pero fue pospuesto por los fiscales por al crítica situación sanitaria por la pandemia de la covid-19.

En la causa hay siete imputados por presunto «homicidio simple con dolo eventual». Se trata del neurocirujano Leopoldo Luque; la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel Díaz; la médica que coordinaba la internación domiciliaria del exfutbolista, Nancy Forlini; el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni, y los enfermeros Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madri.

Por ese delito se prevén penas de 8 a 25 años de prisión.

Fuente: El Heraldo / EFE