El plan de Tomás Gimeno para quedar impune: “Sabíamos que era un maltratador»

La familia de Beatriz Zimmermann sabía el tipo de persona que era Tomás Gimeno, pero la esperanza de que tuviese secuestradas a las niñas sin hacerles daño les obligaba a ser prudentes y evitar cualquier riesgo.

Así lo ha manifestado este lunes el portavoz de la familia y presidente de SOS Desaparecidos. En una entrevista en COPE Canarias, Joaquín Amills ha confesado que durante todo este tiempo le ha resultado difícil “morderse la lengua” por las informaciones que iban saliendo sobre Tomás. “Conocíamos perfectamente que estábamos ante una persona machista, narcisista y maltratadora, pero no solamente durante el último año. Siempre ha sido un manipulador nato de sus amigos y familiares, un personaje al que le ha gustado competir para ganar con trampas y burlarse de los otros”, ha asegurado.

A pesar de ello, la familia siempre estuvo “segura de que tenía a las niñas y de que realmente estaba haciendo lo que había dicho, que las iba a cuidar durante el resto de su vida porque tenía dinero suficiente”. Por eso, a pesar de conocer “a este personaje”, nunca imaginaron un desenlace tan criminal “y que podía ser tan cobarde para, encima, intentar que esa esperanza fuera para toda la vida. Incluso, no le importó que su familia y amigos se quedasen para siempre considerándolo una persona desaparecida. Para mí, es una sociopatía, sabía que estaba mal pero le daba igual”.

Ahora, la esperanza está en hallar el cuerpo de la pequeña Olivia y también de Tomás. “Estamos seguros de que la Guardia Civil y todo el personal del buque se van a esforzar al máximo, como han hecho hasta ahora. Estamos rogando para que se les encuentre cuanto antes. Si Dios hizo el milagro de encontrar a Olivia, espero que también se produzca con Anna, y con este sujeto, porque encontrarlo sería una forma de cerrar un círculo y que quede constancia de que este asesino terminó con su vida y no haya ningún tipo de especulación con su destino”, ha subrayado Amills.

Sobre el estado anímico de Beatriz, el portavoz ha evidenciado que está “atravesando momentos súper complicados y dificilísimos; está extrañando hasta peinar a sus niñas, como dice en la carta”. No obstante, ha recordado que “Beatriz es una persona incapaz de mostrar odio, venganza o cualquier negatividad”. “Está tranquila porque Anna y Olivia no forman una huella del pasado, sino son un presente hacia el futuro. Yo estoy convencido de que el propósito de Beatriz es mantener a sus hijas presentes en todo momento y evitar que esto vuelve a suceder”, ha añadido.

El auto de la jueza del caso del presunto asesinato de Anna y Olivia a manos de Tomás Gimeno está repleto de detalles sobre los pasos que siguió la noche en la que desapareció con sus hijas. Uno de ellos es la llamada que compartió Tomás con un agente de la Guardia Civil por teléfono y que, según detalla el auto, tuvo lugar una vez había asesinado a las pequeñas.

Algo sobre lo que arrojaba luz el experto en sucesos de Fin de Semana, Nacho Abad, que explica qué ocurrió en ese tenso intercambio entre el guardia y Gimeno, que terminó “enviándole a freír espárragos”. Otro de los aspectos sobre los que incide el auto judicial y que confirma una de las principales teorías que se barajaban en los últimos días era que “él sabía que se iba a llevar a las niñas, que se iba a quitar la vida, porque la noche anterior a las 00:30 Tomás coge su Alfa Romeo de precio elevado y lo lleva a la finca donde trabajaba, parece que lo abandona”.

“Mantenía una relación sentimental con la directora del centro educativo al que asistía Olivia, y le entrega un estuche de lapiceros, con cinta de embalar, con instrucciones de abrirlo a la medianoche. Ella lo abre y ve que hay más de 6.000 euros y una carta en la que se despide de ella”, explicaba a Cristina López Schlichting.

 

 

Fuente: cope.es