Asesina a su amiga envenenándola con gotas para los ojos para quedarse con su dinero

Al comienzo, todo lo que informaba Jessy R. Kurczewski sobre el suicidio de su amiga tenía sentido. La mujer llamó al 911 para pedir ayuda porque había encontrado a Lynn Ann Hernan, de 62 años,en un sillón, inconsciente y con varias píldoras sobre el pecho y varios medicamentos cerca de ella.

Dijo a las autoridades que ella era la única compañía de Hernan, que estaba muy enferma y que en varias ocasiones había hablado de suicidarse. También dijo que ella se comportaba de manera extraña. Para entonces Kurczewski poseía llaves de la casa, detalla el Washington Post.

Este episodio sucedió en 2018, pero los meses siguientes fueron clave para que los investigadores en Pewaukee, Wisconsin, Estados Unidos, descubrieran la verdad.

La autopsia de Lynn Hernan arrojó indicios de que Jessy Kurczewski podría ser la principal sospechosa en un caso de homicidio. La hipótesis del suicidio quedó en segundo plano.

El informe oficial precisó que en el torrente sanguíneo de la víctima había una “cantidad fatal de tetrahidrozolina”, que es el componente principal de las gotas oftálmicas. Para los investigadores, la cantidad del fármaco no podía haber ingresado por los ojos, detalla NBC News.

En paralelo se activó un seguimiento a Kurczewski, de 37 años, quien extrañamente se había convertido en la apoderada de todos los bienes de Hernan.

Las autoridades lograron reunir pruebas con Kurczewski, quien fue acusada ante el Tribunal de Circuito del condado de Waukesha. En medio de la investigación, se descubrió era una jugadora compulsiva. Había cometido fraude por 290.000 dólares usando las cuentas de su “amiga”.

En interrogatorios independientes, vecinos, familiares y amigos de la fallecida declararon a los detectives que no creían en la hipótesis del suicidio. Además, no creían que la mujer hubiera decidido deliberadamente dejar sus bienes a una sola persona ignorando a su propia familia, reseña el canal ABC.

Usó seis botellas de las gotas

Luego de profundizar en los interrogatorios a Kurczewski con el informe toxicológico en mano sobre las altas dosis de gotas para los ojos, la sospechosa confesó. Primero dijo que le sirvió agua con el contenido íntegro de seis botellas de “Visine” a petición de su amiga.

Al no hallarse ninguna prueba de esta versión, fue arrestada y enfrentará juicio por los delitos de homicidio intencional en primer grado y robo. Una vez en el correccional de Taycheedah, le contó a una reclusa que le dio la dosis mortal para “detener el sufrimiento de su amiga”. Sin embargo, Kurczewski amasó miles de dólares de su víctima.

 

 

Fuente: Meganoticias