Maduro reitera su disposición a ir «con buena fe» al diálogo con la oposición

El presidente Nicolás Maduro, ratificó este sábado su disposición a ir «con buena fe» al diálogo con la oposición, al que -espera- se sumen todas las facciones del antichavismo en el momento que estén establecidas todas las condiciones.

«En el momento que se den las condiciones, con una agenda consensuada, lugar de reuniones y los métodos de trabajo, iremos con buena fe al diálogo. Hemos logrado convocar y vamos a sentar en la mesa a las oposiciones venezolanas. ¡Triunfo Revolucionario!», expresó Maduro a través de la red social Twitter.

Pero las condiciones que fijó Maduro distan mucho de las de la oposición, lo que está retrasando tomar una decisión final sobre la fecha y lugar que comenzarán las conversaciones, en caso de que, finalmente, se produzcan.

Así lo pone de manifiesto el mandatario en un vídeo con el que acompañó a su mensaje en la red social: «en primer lugar, el levantamiento de las sanciones y de todas las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela por parte de los países imperiales de occidente y del norte».

Maduro exige que antes de sentarse a negociar, deben levantarse esas sanciones, mientras que Juan Guaidó plantea el levantamiento a condición de que el chavismo ceda en sus posiciones, con el fin de llegar a unas elecciones «democráticas y transparentes», cuyo cronograma exige de inmediato.

«Segundo punto, el reconocimiento de la Constitución venezolana y de los poderes públicos», desconocidos a la fecha por la oposición y por gran parte de la comunidad internacional, por considerar que no ejercen sus funciones democráticamente y que son producto de unas elecciones opacas.

Además, Maduro agrega, como tercer requisito, la devolución «inmediata» de las cuentas bancarias «con todo el dinero que ha sido secuestrado en EEUU y en Europa, y de los activos venezolanos», una condición íntimamente ligada a la primera.

Y esta misma semana, agregó una cuarta condición con la que tampoco está de acuerdo Guaidó: que las negociaciones se hagan de manera pública, abierta y con prensa que documente todo lo que se hable y se decida.

Para el opositor, quien se mostró desconfiado de las intenciones de Maduro desde el primer momento, «una negociación de micrófono» le «resta seriedad al proceso».

Fuente: 800 Noticias