Docentes migran al comercio informal por los bajos salarios

Dictando tareas dirigidas, vendiendo dulces, arreglos, tortas e incluso atendiendo su propia una bodega, son algunos de los trabajos a los que se dedican los docentes de manera simultánea con su profesión para tener ingresos extras, porque con los 3.81 dólares de sueldo que ganan al mes no le alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

Lisbeth Meléndez, docente de preescolar desde hace 14 años, tiene un negocio en el que vende insumos para repostería, además de globos, chucherías y arreglos desde hace un año, dijo que se tuvo que reinventar hace un año porque el sueldo no le alcanza ni siquiera para una harina.

Un profesor de la categoría I devenga Bs. 11.653.341, que se traduce a 3.81 dólares si se saca la cuenta con el monto que cerró ayer en la tarde (Bs. 3.055.266 según @Enparalelovzla). Con eso un profesor no puede ni cubrir un mercado y tiene que salir a buscar otros ingresos para sobrevivir. «Tengo la ayuda de mi familia y mientras voy a las asesorías pedagógicas en la escuela ellos se quedan en el negocio, luego regreso y sigo trabajando», dijo.

Fuente:  La Prensa Lara