Joven trabajadora fue absorbida y su cuerpo aplastado por rodillo de máquina tejedora en Italia

Un brutal accidente generó conmoción en Italia al provocar la muerte de una joven trabajadora, cuyo cuerpo fue absorbida por los rodillos y terminó siendo aplastado por los engranajes de una máquina tejedora en la ciudad de Prato en Toscana, Italia.

La situación abrió la inmediata investigación por el fallecimiento de Luana D’Orazio, empleada de 22 años, quien fue arrastrada por una pieza de género y terminó sufriendo el fatal desenlace.

Su partida, la joven, que soñaba con ser actriz, dejó desolada a su familia, su novio y a un niño de tan sólo 5 años.

Rodillo la arrastró al interior de la máquina

El fatal incidente se registró cuando la ropa que confeccionaba la joven acabó empujando a Luana con la potencia de su rodillo hacia el interior de la máquina tejedora.

La situación provocó su muerte inmediata activando las alarmas de fábrica «Orditura Luana», ya que terminó atrapada en la estructura, la cual, según explican los expertos, «es una máquina que permite preparar la pieza vertical de la lona que constituye la trama del tejido».

Ante lo sucedido y tras las primeras diligencias, se descartó que haya habido premeditación alguna en el accidente, pero la policía judicial tiene bajo custodia la maquinaria a la espera de la autopsia a D’Orazio.

Sobre lo ocurrido, la madre de la víctima, Emma Marrazzo, sostuvo al diario Corriere que «mi hija era hermosa, buena, estaba contenta con el trabajo que hacía, aunque a veces todos los trabajos pesan, pero a ella le gustaba trabajar».

Agregó que «no busco culpar a nadie. La tragedia es grande no solo para mí sino también para los empleadores, el dueño está destruido. Me dijo que lo siente y no sabe cómo sucedió».

Dos imputados por homicidio imprudente

La Justicia italiana ha tomado inmediatamente cartas en el asunto y ya hay dos personas imputadas con cargos de homicidio imprudente: Mario Cusimano y Luana Coppini, dos directivos de la empresa textil en la que trabajaba la chica.

Según las informaciones procedentes de fuentes judiciales, los investigadores están siguiendo dos líneas de investigación.

La primera apunta a una negligencia de sus compañeros, que no habrían dejado correctamente cerrado un sistema de separación necesario para proteger a Luana de la máquina.

Una segunda opción se refiere al mal funcionamiento de la maquinaria, y más concretamente del sistema que impide, automáticamente, que los engranajes se queden bloqueados al instante en que hay algo que entorpece su mecánica, por pequeño que sea.