¿Qué se sabe del cohete descontrolado chino que caerá a la Tierra este fin de semana?

Un cohete chino se aproxima fuera de control a la Tierra y se estima que en los próximos días caerá en nuestro planeta.

Todavía se desconoce dónde caerá, pero se espera que esto ocurra en una zona inhabitada. Mientras tanto, especialistas de varios países siguen su acercamiento y proporcionan regularmente datos actuales al respecto.

Lo que se está acercando a nuestro planeta es la parte central del cohete Larga Marcha-5B Y2, de más de 50 metros de altura, que fue lanzado el pasado jueves al espacio, llevando a bordo el módulo central para la construcción de una futura estación espacial china. El lanzamiento se realizó con éxito, pero, poco después, la etapa central del cohete experimentó dificultades y entró inadvertidamente en la órbita terrestre baja y sigue perdiendo altura desde entonces.

Se estima que alcanzará la superficie de la Tierra el 8 o el 9 de mayo, pero la fecha concreta se desconoce todavía y dependerá de la densidad del aire y la cantidad de resistencia que esta provocará. De momento se encuentra a una altitud de entre 150 y 250 kilómetros.

La parte que desciende pesa unas 18 toneladas y representa uno de los mayores objetos en llegar a la atmósfera de la Tierra durante décadas. Mide 30 metros de largo y 5 de ancho. Sin embargo, la mayor parte del Larga Marcha-5B Y2 debe desintegrarse al entrar en la atmósfera.

«[El cohete] fue diseñado para que la mayoría de sus partes se destruyan y se quemen durante la reentrada a la atmósfera. Es muy poco probable que [los escombros] representen algún peligro o causen daños en la Tierra o interfieran con los vuelos», dijo este viernes el portavoz del Ministerio de Exteriores del gigante asiático, Wang Wenbin.

En el mismo sentido se expresaron desde la agencia espacial rusa Roscosmos. «Algunas de las estructuras de la etapa central del cohete dejarán de existir en las densas capas de la atmósfera, pero elementos estructurales individuales no combustibles pueden alcanzar la superficie de la Tierra», comunicaron este martes.

¿Dónde caerá?

El cohete se encuentra en una órbita inclinada de 41 grados respecto al ecuador terrestre. Esto significa que su caída puede producirse solo en una franja entre las latitudes 41 del hemisferio Norte y Sur.

El jueves, el jefe de la agencia espacial rusa, Dmitri Rogozin, publicó un mapa en el que se ve la zona donde puede caer el cuerpo del cohete chino. De acuerdo con este mapa, toda África, casi toda Australia y Sudamérica, así como buena parte de América del Norte y Eurasia se encuentran en la zona de riesgo.

El miércoles, el periódico Global Times reportó que es probable que los restos del Larga Marcha-5B Y2 caigan en aguas internacionales.

Mientras, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, declaró este jueves que EE.UU. no planea derribar el cohete, expresando la esperanza de que caerá «en un lugar donde no dañará a nadie»: «Ojalá en el océano o un lugar como este».

¿Cómo seguir el acercamiento?

Uno de los portales que permite obtener datos actuales sobre el acercamiento del cohete es space-track.org, elaborado por el Comando Espacial de EE.UU. El sitio web actualiza al menos una vez al día la información sobre dónde y cuándo puede caer el cohete.

La organización Aerospace Corporation también proporciona a través de su cuenta en Twitter los datos sobre el posible sitio de la caída.

Asimismo, Gianluca Masi, astrónomo del proyecto europeo de telescopios operados a distancia (Europe’s Virtual Telescope Project), que previamente logró esta semana recibir una imagen de Larga Marcha-5B en la órbita de nuestro planeta, planea realizar en su cuenta de YouTube una transmisión en directo durante la caída del cohete.

Se trata de la segunda vez que partes de ese cohete propulsor chino representan una amenaza para la Tierra. En mayo del año pasado, tras otro lanzamiento exitoso, restos del Larga Marcha-5B cayeron de forma descontrolada y por fortuna se estrellaron en el océano Atlántico, pero estuvieron a punto de impactar la ciudad de Nueva York.

 

Fuente: RT