Acoso sexual, intimidaciones y amenazas: Las denuncias contra un entrenador que sacuden al futbol argentino

El futbol argentino quedó sumido en un escándalo luego de que por lo menos cuatro jugadoras que formaron parte de la Selección Nacional denunciaran por acoso a un técnico que actualmente está contratado en la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), que es el máximo órgano de este deporte en el país sudamericano.

Los nombres de las denunciantes y del imputado no se han dado a conocer para preservar su identidad mientras transcurren las investigaciones, pero las deportistas piden la destitución del técnico al que acusan de hacerles comentarios sexualmente explícitos y amenazarlas cuando estaban bajo su cargo y todavía eran menores de edad.

El caso fue develado por la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPRO), que explicó que se encuentra asistiendo a múltiples reconocidas jugadoras de Argentina que ya presentaron una denuncia formal ante la Comisión de Ética de la FIFA respecto al «muy preocupante comportamiento, durante años, de un entrenador» que hoy trabaja en la AFA.

«Las futbolistas han aportado evidencia a la Comisión de Ética de la FIFA en la que se alega detalladamente cómo el entrenador en cuestión utilizó su posición de poder para intimidar y acosar sexualmente a distintas adolescentes, alguna incluso de 14 años, que se encontraban en la búsqueda de concretar su sueño de convertirse en futbolistas», explicó.

La organización que agrupa a futbolistas de todo el mundo lamentó que «en lo que debió haber sido un entorno seguro, las chicas fueron víctimas de amenazas y comentarios sexuales de explícita y violenta naturaleza».

Debido a la extrema seriedad de estas ofensas, agregó, FIFPRO ha solicitado a la FIFA la inmediata destitución del entrenador de su cargo actual, en el que podría acceder y ejercer poder sobre menores.

«FIFPRO no sólo provee apoyo legal a estas valientes futbolistas que, en una acción colectiva, están determinadas a jugar un rol clave para que el fútbol se desarrolle en un ambiente más seguro e inclusivo; sino que anima a otras futbolistas afectadas a ponerse en contacto a través del siguiente correo electrónico: legal@fifpro.org. Sus reportes serán tratados con absoluta confidencialidad», convocó.

Reacciones

La AFA respondió de inmediato a las acusaciones con un comunicado en el que se deslindó por completo de las denuncias, a pesar de que otras jugadoras, como Maca Sánchez, advirtieron que el organismo sabía y no hizo nada por resolver la situación.

«De conformidad con la normativa vigente del ente rector mundial del fútbol no somos parte dentro del proceso señalado, y en virtud a la confidencialidad del mismo desconocemos tanto la identidad de la persona denunciada como la de sus denunciantes», aseguró.

Sin embargo, aseguró que la AFA «brindará toda la colaboración necesaria en la investigación en caso de que el órgano competente de FIFA así lo requiera y acatará de manera total y absoluta la resolución que se dicte al cabo del proceso» y «seguirá atentamente la evolución de la denuncia mencionada y en atención a la gravedad de la misma tomará con firmeza todas las medidas que correspondan, como viene haciendo a lo largo de esta gestión, a fin de proteger la integridad de nuestras futbolistas».

Por otra parte, la arquera de la Selección femenil, Vanina Correa, dijo en una nota televisiva que los hechos denunciados ocurrieron hace siete años en un club en el que entrenaban pero no puede dar mayores precisiones por ahora, hasta que la FIFA no se pronuncie.

«Saber de esto es muy triste, más cuando se da en el fútbol, pero sabemos de lo cotidiano. Han atacado a la AFA como institución, y todos estamos iguales en no poder hablar, hasta que FIFA no emita un comunicado y revele los nombres y apellidos de todos los involucrados», dijo.

La jugadora reconoció que se vivieron «situaciones muy feas» en las que las futbolistas se acompañaron como pudieron, por lo que ahora da alivio que quienes padecieron las agresiones las denuncien y sean escuchadas para visibilizar abusos que generalmente quedan en el silencio.

Fuente: RT