Abogada concreta millonaria estafa: obtuvo créditos con datos de sus compañeros de trabajo

Noralí Hornz, una empleada del sistema judicial de Mendoza, Argentina, se entregó a las autoridades tras pasar tres días prófuga y quedó detenida luego de que sus compañeros de trabajo la acusaran en las redes sociales de haberlos estafado.

La abogada de 34 años se entregó en la Unidad Fiscal del municipio San Martín, donde trabajó en los comienzos de su carrera como auxiliar penal, según reseñó el diario Clarín.

Más de 40 denuncias han sido presentadas en su contra, según las fuentes del caso. La mayoría de las víctimas fueron empleados o compañeros de Hornz en el Poder Judicial, a quienes estafó, entre todos, por alrededor de 64.000 dólares, algo más de 45 millones de pesos chilenos.

A través de las redes sociales el caso cobró notoriedad luego de que los afectados decidieron exponer públicamente a la empleada judicial, lo que terminó por destramar una red de personas afectadas, en su mayoría conocidos.

Después de pasar dos años tramitando y cobrando créditos a nombre de otros y a distintos prestamistas, finalmente el fiscal Oscar Sívori hizo responsable a Noralí Hornz de “estafas reiteradas y falsificación de instrumentos públicos y privados”, detalló el diario Los Andes.

De acuerdo a los fiscales Gustavo Jedor y Martín Scatareggi, la empleada judicial redactaba y enviaba mensajes a sus conocidos pidiéndoles que le ayudaran a completar una encuesta falsa relacionada a sus estudios universitarios. Pedía fotos de los documentos de identidad y otros datos personales muy importantes.

La investigación reveló que posteriormente, cuando la mujer obtenía los recaudos personales, falsificaba las constancias de sueldo de los afectados, además de manipular las facturas de impuestos y servicios con el objetivo de solicitar los préstamos.

Pagaba las cuotas

Los montos que la abogada extraía de las financieras rondaban entre los 1.000 y 8.000 dólares, y muchas veces llegó a cancelar las deudas que generaba, solo para luego volver a pedir otro préstamo a nombre de la misma persona.

“Era una especie de rueda financiera, se calcula que llevaba un par de años haciéndolo”, dijo uno de los fiscales.

De hecho, una de las primeras víctimas en denunciar a la mujer se disponía a pedir un préstamo personal cuando se dio cuenta de que alguien había solicitado dos préstamos a distintos bancos; sin embargo, los adelantos ya habían sido cancelados.

Dijo que lo hizo por su madre

Antes de entregarse a las autoridades, Hornz intentó pagar la totalidad de sus deudas y dio algunas razones para explicar por qué había llegado al extremo de estafar a quienes fueron sus compañeros.

“Estoy cancelando todo. No estoy desaparecida por hija de puta y porque los voy a cagar a todos. Estoy pidiendo plata. Lo hice porque mi mamá tenía tantas deudas de la casa que se la iban a hipotecar y la iban a dejar en la calle”, fue una de las excusas citadas por las víctimas.

Según los informes, la abogada justificó sus acciones con el argumento de que su madre tenía una deuda de 26.600 dólares con un “usurero que la amenazaba, la perseguía” y para evitar conflictos con su esposo empezó a pedir créditos para así poder auxiliar a su madre.

No obstante, otras víctimas de la abogada aseguraron que esta se excusó diciendo que necesitaba el dinero para “pagar el tratamiento médico” de su madre, que según ella tenía una enfermedad terminal.

 

 

Fuente: Meganoticias