Declararon persona non grata al presidente del Imtt en Miranda

Los transportistas que hacen vida en la ciudad de Coro se apostaron la mañana de este lunes frente a la Alcaldía de Miranda, en espera de una audiencia con el burgomaestre, Pablo Segundo Acosta, a quien le plantearían todas las desavenencias que están sufriendo por culpa del presidente del Imtt, Jimmy Curiel.

Así lo expuso Eduardo Arroyo, representante del grupo afectado, quien manifestó que Curiel les está imponiendo multas por el orden de los 13 millones de bolívares, la mayoría de las cuales son a causa de exceso de pasajeros.

Explicó Arroyo que cuando son multados, los fiscales no toman en cuenta que son muy pocas las unidades que están cubriendo las distintas rutas del municipio, debido a que son apenas 70 litros de gasolina los que reciben semanalmente, cantidad que solo les permite hacer tres vueltas cada siete días.

Según el conductor del transporte público, con tan pocas busetas en la calle, los pasajeros se ven obligados a subirse como sea en las que están operativas y los platos rotos los paga el transportista.

Expuso, además, que no están recibiendo ningún tipo de ayuda gubernamental y lo poco que producen muchas veces se lo gastan reparando un caucho o adquiriendo un litro de aceite para el motor de sus unidades, por lo que se hace inconcebible que, con todo y eso, estén siendo objeto de multas injustificables.

Fuente: Eduardo Ruiz y Javier Reyes/Notifalcón