Venezolanos con doble nacionalidad se vacunan en Colombia

Venezolanos con doble nacionalidad se vacunaron este fin de semana en Colombia, informó el diario tachirense La Nación.

El reporte detalló que se trata de personas de 65 años de edad o más, pues es la población priorizada en ese país, junto con los trabajadores del sector salud, para recibir la vacuna contra la covid-19.

Una joven contó que su papá, que reside en San Antonio del Táchira -localidad fronteriza con Colombia- asistió el sábado al colegio Manuel Antonio Rueda a recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer. Previamente había ido al Hospital Jorge Cristo Sahium, en Villa del Rosario (Norte de Santander) a presentar el documento de identidad de su padre para que verificaran sus datos y agendar una cita.

El medio asegura que varios venezolanos con doble nacionalidad asistieron al mismo centro.

El plan de vacunación de Colombia involucra las vacunas de AstraZeneca, Pfizer y Moderna, ambas de dos dosis con 21 días de por media, así como Janssen, que requiere una sola dosis.

Al 18 de abril al menos 3.769.499 personas han sido vacunadas, de acuerdo con datos del Ministerio de salud colombiano. De esos, 1.155.411 personas ya tienen las dos dosis requeridas para la inmunidad.

En Venezuela, un país con más de 180.000 casos reportados, no hay un plan de vacunación oficial. Al país ha llegado un total de 300.000 dosis de Sputnik V y al menos 500.000 de Sinopharm. Se desconoce la distribución de las dosis y la cantidad de la población que ha tenido acceso a esta.

La plataforma Our World in Data, editada por profesionales de la Universidad de Oxford, indica que Venezuela solo ha logrado vacunar al 0.88% de la población.

Recientemente el Ejecutivo pagó la mitad del dinero necesario para acceder un lote de vacunas a través del mecanismo Covax.

Líderes de gremios de trabajadores sanitarios y de la oposición de Venezuela se movilizaron el fin de semana en Caracas para exigir un plan de vacunación “sin criterios políticos”, y que tenga como prioridad al personal médico.

Fuente: El Nacional