Suecia afronta un déficit de esperma a causa de la pandemia

Suecia se enfrenta a una grave escasez de esperma para embarazos asistidos, debido a la pandemia de coronavirus, que mantiene a los posibles donantes lejos de las clínicas, informa Reuters.

Médicos especializados en fertilidad advierten que la escasez de esperma ha detenido en gran medida las inseminaciones en la mayoría de los hospitales suecos, lo que podría retrasar en años los tratamientos de embarazo asistido.

«Nos estamos quedando sin esperma. Nunca hemos tenido tan pocos donantes como durante el año pasado», señaló Ann Thurin Kjellberg, jefa de la unidad de reproducción del Hospital Universitario de Gotemburgo.

Antes de la pandemia, el tiempo de espera para un embarazo asistido era de 6 meses, aproximadamente, mientras que ahora el plazo estimado es de 30 meses o incluso mayor, indicaron a Reuters médicos familiarizados con el asunto.

Según las leyes del país, una muestra de esperma solo puede ser utilizada por un máximo de 6 mujeres. Muchas de las reservas del material donado ya han alcanzado esta capacidad legal, por lo que, de momento, las inseminaciones solo está disponibles para mujeres que hayan usado previamente una muestra de esperma específica.

Las muestras de esperma se han acabado en ciudades como Gotemburgo y Malmo y, «pronto se acabarán en Estocolmo», añade la experta, que cita las tres zonas más pobladas del país. Se trata de «un fenómeno nacional» explica Kjellberg.

Eileen Bergsten, una profesora de 28 años, decidió con su marido optar por la solución del embarazo asistido. Sin embargo, su segundo ciclo de inseminación fue pospuesto indefinidamente debido a la escasez. «Es estresante que no podamos tener una hora o una fecha claras para el tratamiento», se lamenta.

 

Fuente: RT