Corea del Norte lanza al menos 2 misiles balísticos

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur también informó que al menos dos «proyectiles no identificados» fueron disparados al mar de Japón desde la provincia norcoreana de Hamgyong del Sur, en la costa este. El organismo comunicó que Seúl y Washington están analizando los datos del lanzamiento en busca de información adicional, mientras que la Casa Azul, residencia oficial del jefe de Estado y de Gobierno de Corea del Sur, convocará una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional para discutir los lanzamientos, recoge Reuters.

Desde EE.UU., un alto funcionario confirmó a CNN que Corea del Norte lanzó dos misiles balísticos. La inteligencia estadounidense aún está analizando los datos para determinar qué tipo de misil se disparó y hasta dónde llegó. El Comando del Pacífico del Ejército de EE.UU. comunicó que los lanzamientos norcoreanos «ponen de relieve la amenaza que representa el programa de armas ilícitas de ese país para sus vecinos y la comunidad internacional».

Las pruebas de misiles balísticos permitirían a Corea del Norte mejorar su tecnología y enviar una respuesta proporcionada a los ejercicios militares conjuntos de EE.UU. y Corea del Sur, así como hacerle ver a Washington que está mejorando su arsenal, explicó a Reuters un experto en asuntos nucleares del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Vipin Narang.

Previamente, este martes, el periódico The Washington Post reportó que Corea del Norte lanzó «múltiples» misiles de corto alcance el fin de semana pasado, tras denunciar a EE.UU. por seguir realizando ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur. Esos lanzamientos también fueron confirmados por Reuters y AFP.

Al comentar esos reportes, Biden declaró que «es poco lo que ha cambiado» en el Gobierno de Corea del Norte.

Funcionarios de su Administración, a su vez, restaron importancia a esas pruebas y las consideraron como algo «de costumbre», subrayando que los misiles lanzados forman parte del extremo inferior del espectro y no entran dentro de las prohibiciones de pruebas dictadas por el Consejo de Seguridad de la ONU. Además, afirmaron que Biden todavía está abierto a dialogar con Corea del Norte.

Incertidumbre entre Washington y Pionyang

La Administración Biden ha sido hasta ahora cautelosa a la hora de definir públicamente su enfoque hacia Corea del Norte, limitándose a informar que la revisión de la política hacia Pionyang se encuentra en sus «etapas finales» y que el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, discutirá la cuestión la próxima semana con sus homólogos de Japón y Corea del Sur.

Sin embargo, la primera viceministra de Exteriores de Corea del Norte, Choe Son-hui, señaló que la Casa Blanca ha intentado recientemente iniciar contactos con su país, y aseveró que Pionyang no responderá hasta que Washington abandone sus «políticas hostiles» hacia la nación asiática, incluida la realización de ejercicios militares con Corea del Sur.

Las declaraciones de Choe coincidieron con la visita a Corea del Sur del secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, junto con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, en lo que supuso el primer viaje al extranjero de miembros de alto nivel de la Administración Biden. En declaraciones realizadas el pasado miércoles 17 en Seúl, Blinken acusó a Corea del Norte de cometer «abusos sistemáticos y generalizados» contra su propio pueblo, al tiempo que subrayó el compromiso de Washington y de sus aliados con la desnuclearización del país.

Entre tanto, Kim Yo-jong, la hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, condenó el pasado lunes los ejercicios militares conjuntos de EE.UU. y Corea del Sur, advirtiendo a la Administración Biden que debería abstenerse de «causar hedor a pólvora» si quiere «dormir en paz».

Fuente: RT