El dilema de dar el vuelto en Venezuela

Los mensajes expuestos en los locales que informan a los clientes que no tienen billetes de baja denominación o un “te estoy dando el sencillo que me queda”, dan cuenta de un problema que trajo la dolarización en Venezuela: no tener para dar cambio.

Zeid Siyadeh, un comerciante consultado, explica a la Voz de América que la situación complica “bastante” las transacciones en su local.

“Perdemos bastantes ventas gracias a eso (…) el sencillo también es un problema ya que casi nadie tiene y todo el mundo recibe sus pagos en billetes grandes”, explica.

Siyadeh comenta que tuvieron que colocar productos con precios en montos exactos de baja denominación y, en el caso de que no tener para poder hacer el cambio, o vuelto, ofrecerle al cliente completar con otros productos.

“Es básicamente obligar al cliente a comprar algo, para no perder la venta, y a su vez, para que el cliente se vaya satisfecho con su compra”, apunta.

Ante esta realidad, los comercios han buscado soluciones para poder dar respuesta a sus clientes. Como en el caso de Siyadeh, algunos optan por comprar y ofrecer más productos hasta completar el monto. Otra opción es recibir el vuelto en bolívares, de manera electrónica, aunque se haya pagado con divisas.

Fuente: VOA