Los perros de Biden se marchan de la Casa Blanca por un “incidente con una mordedura”

El presidente Joe Biden se ha visto obligado a alejarse de sus mascotas, los pastores alemanes Major, de 3 años, y Champ, de 13, debido a que el menor de los perros ha causado un “incidente con una mordedura”. Según ha informado la CNN, Major ha mordido a un oficial de seguridad de la Casa Blanca.

El canal estadounidense, que ha contactado con fuentes anónimas cercanas al entorno de Biden, ha desvelado que el perro de 3 años se mostraba agitado e inquieto en numerosas ocasiones. Al parecer, Major tenía algunos comportamientos agresivos contra el personal que trabaja en la vivienda presidencial, como saltar, ladrar y lanzarse contra ellos, y el último incidente ha precipitado la decisión del presidente Biden de mandar a sus mascotas a la vivienda que posee en Wilmington (Delaware).

Por el momento, se desconoce el estado de salud del oficial que sufrió la mordedura del pastor alemán y tampoco se sabe si los perros regresarán a la Casa Blanca, donde se mudaron en enero tras la toma de posesión del presidente. Lo que sí ha confirmado la CNN es que Major y Champ se encuentran en Delaware con sus cuidadores, con quienes se quedan siempre que Jill Biden está fuera de la ciudad.

En una entrevista con la NBC el mes pasado, la primera dama confesó su preocupación ante la mudanza de los perros a la Casa Blanca. “Tienen que coger el ascensor, al que no están acostumbrados, y tienen que salir al césped sur entre mucha gente. Eso es lo que me obsesiona: que todo el mundo esté tranquilo”, explicó. Biden también mencionó que sus mascotas no paraban quietas y que había visto a Major en el sofá varias veces. “Corren por todas partes”, admitió.

Los pastores alemanes de Joe y Jill Biden son parte de su familia y el matrimonio presidencial ha expresado el amor que siente por sus mascotas en numerosas ocasiones, compartiendo imágenes de su día a día junto a ellos. Champ fue un regalo de Joe Biden a su mujer y lo compró a un criador de Pensilvania en 2018, cuando era un cachorro, tras el triunfo de Barack Obama en las elecciones de 2008. Major, quien llegó años más tarde, fue adoptado por la pareja el 2018 en un refugio de animales de Delaware.