Conmoción en Chile: Encuentran el cuerpo de niño de 3 años que era buscado desde hace 9 días

El cadáver un niño de 3 años, que llevaba 9 días desaparecido, fue hallado este viernes en una zona rural de la región del Biobío, Chile, confirmó la Policía de Investigaciones PDI.

El cuerpo del pequeño Tomás Bravo apareció en una zanja a la vera del río Raqui, localidad de Caripulin, en la comuna de Arauco, a unos dos kilómetros de su domicilio. Inmediatamente la Fiscalía a cargo del caso ordenó la detención del tío abuelo del menor, principal sospechoso del brutal homicidio.

El niño era buscado por personal policial y de Bomberos en la misma zona donde fue encontrado, con la participación de unas 300 personas entre uniformados y voluntarios.

Si bien restan realizar peritajes y la autopsia del cuerpo, cuya data de muerte sería de «varios días» atrás, los investigadores adelantaron a los medios de Chile que es probable que haya habido participación de más personas, aunque hasta el momento hay un solo detenido. «No se trata de un accidente, por la manera del hallazgo claramente hay intervención de terceros», dijo el fiscal de la causa, José Ortiz, quien detalló que en el lugar había rastros de sangre y un intento de hacer una excavación en el terreno.

El funcionario judicial relató que el niño se encontraba en compañía de su tío abuelo, Jorge Escobar, quien habría sido la última persona que lo vio con vida. En varias declaraciones, el sospechoso afirmó que había dejado al niño solo durante «5 minutos» y que la desaparición estaría vinculada a un secuestro. Sin embargo, esta línea de investigación nunca se pudo comprobar.

El hombre fue imputado por homicidio simple, pero la carátula podría cambiar en caso de comprobarse que se cometieron otros delitos: «El Servicio Médico Legal va a establecer la causa de muerte y va a establecer la existencia o no de violencia sexual», indicó el fiscal.

Incidentes en la sede policial

Tras la detención de Escobar, en el cuartel de la PDI de Lebu, un grupo de vecinos acudió al lugar y apedreó la fachada, al grito de «Queremos Justicia». Debido a los incidentes, el detenido fue trasladado a una dependencia policial de otra región, no informada por las autoridades para evitar nuevos disturbios.

«Puedo entender la molestia, el dolor, la rabia, la impotencia que ustedes sienten, no que no puedo entender es cómo pueden atacar un cuartel policial, la policía que les está dando seguridad que se va hacer justicia», dijo luego de los incidentes el prefecto inspector de la fuerza de seguridad, Hugo Ruiz, según consigna el medio Biobío.

Tras el hallazgo, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, envió sus condolencias a los seres queridos del niño. «El hallazgo sin vida de Tomás nos duele y conmueve», escribió el mandatario desde su cuenta de Twitter.

Piñera agradeció a quienes colaboraron en la búsqueda y añadió: «Todo Chile exige y merece Justicia».

Tomás Bravo había desaparecido el pasado 17 de febrero, luego de acompañar a su tío abuelo a arrear ganado en un campo cercano. Según declaró el hombre, uno de los animales se le escapó, y por eso habría dejado al niño solo durante unos minutos. Esta actitud fue reprochada por el padre del pequeño, por considerar que quien estaba a cargo actuó irresponsablemente.

Desde entonces, los familiares del niño convocaron a la comunidad a participar de la búsqueda a través de los medios y las redes sociales, difundiendo el rostro del menor y pidiendo urgente colaboración.

Tras la denuncia, se inició un importante operativo de rastrillaje en el territorio, que incluyó la participación de perros entrenados de la Policía, junto a un escuadrón formado por efectivos de PDI, Carabineros y del cuerpo de Bomberos.

 

 

Fuente: RT