Hombre murió en un baby shower después que el cañón para revelar el sexo explotó

Evan Thomas Silva, un hombre de 26 años murió producto de la explosión de un cañón en un baby shower el pasado 6 de febrero en Hartland, Michigan.

Silva asistió a un baby shower donde el dueño de la casa disparó un pequeño dispositivo tipo cañón en el patio trasero para celebrar la llegada del bebé, dijo la policía.

El cañón explotó al disparar, esparciendo metralla de metal que golpeó a Silva, así como a tres autos estacionados en el garaje donde se llevó a cabo el baby shower.

Silva estaba de 3 o 4 metros de la explosión. Lo llevaron al Centro Médico Hurley en Flint, donde luego murió a causa de sus heridas. Él era una de las cinco personas que estaban afuera de la residencia donde se disparó el cañón y fue el único alcanzado por la metralla, informó la policía.

El cañón fue diseñado para disparar como un cañón de señales novedoso, que está destinado a emitir un gran destello, un ruido fuerte y humo. El propietario había comprado el cañón en una subasta y lo había disparado varias veces antes de que ocurriera el incidente.

La presunta causa de la explosión fue pólvora cargada en el dispositivo que hizo que el cañón se fracturara, dejando espacio para que la metralla se esparciera.

Fuente: La Patilla