La situación general de los servicios funerarios en Venezuela antes y después del Covid-19

Venezuela tiene una situación económica y política conocida por todo el mundo, desde el año 2014 esta situación se agravo para todo el sector funerario, la producción de láminas metálicas que superaban las 400 mil toneladas al año descendió a mucho menos de la mitad, la comercialización y distribución de la poca producción entro a un mercado especulativo afectando la fabricación en pleno, esto originó la escasez de ataúdes de este tipo en todo el país.

Es así como surgieron las nuevas alternativas en el mercado nacional con la fabricación de ataúdes con láminas de MDF, entre agencias de funerarias y fabricantes de muebles a nivel nacional se pusieron a fabricar este tipo de ataúdes, que por ser más económico fue aceptado por afiliados y deudos, mientras los costos de ataúdes de metal y de madera se conseguían a precios que muy pocos podían pagar.

LOS SERVICIOS FUNERARIOS (FUNERARIAS O TANATORIO)

En Venezuela según Asoproinfu existen más de 600 Agencias de Funerarias, según las estadísticas para este siglo XXI el número de fallecimientos van a superar las 22 millones de defunciones, las agencias de funeraria a nivel nacional se han tenido que adecuar a la situación económica, tratando de mantenerse vivos en el mercado, ya que como consecuencia de la situación ha surgido un número de nuevas agencias denominadas de maletín, que han afectado la oferta y la demanda legal, lo que ha provocado que las agencias debidamente constituidas hayan disminuido sus ingresos por este tipo de competencia.

De igual forma, el parque automotor de carrozas fúnebres se desconoce de concesionarios y cuando fue la última vez que se importaron estos tipos de vehículos en el país, los empresarios funerarios han recurrido a Colombia y a pocas empresas venezolanas a la transformación de sus camionetas de diferentes marcas para este uso, muy pocas han sido las importaciones que han efectuado con ingresos propios algunos empresarios de connotada y reconocida trayectoria nacional, el resto de funerarias que representa un 97%, han recurrido a las transformaciones o simplemente al uso de cualquier unidad.

La escasez estos últimos años de materiales, insumos y ahora de combustible han sido un detonante corregido con un alza de precios de libre albedrio, fabricantes de ataúdes rasguñan en el mercado especulativo y quienes sufre constantemente el alza son los deudos al solicitar los servicios funerarios, esto ha generado el uso de alternativas de todo tipo para efectuar velaciones, sepelios e inhumaciones.

LOS CEMENTERIOS

Existen actualmente según Asoproinfu más de 400 cementerios en todo el país divididos en dos categorías lo cementerios municipales que representan un 95% y los cementerios privados un 05%, según estudios se estima que el 80% están a su tope máximo, esto derivado a factores que no han permitido el desarrollo eficaz en esta área, el desconocimiento y desinterés por parte de los responsables han llevado al sistema de cementerios al caos total, esto es público y notorio, basta con escoger cualquier cementerio, donde se puede constatar el grado de decidía y abandono en que se encuentran situación que representan un alto porcentaje en todo el país.

No obstante, las unidades de enterramiento en general son horizontales muy pocas verticales, la situación país ha obligado la exhumación, reuso y reubicación de los restos cadavéricos en la misma tumba, generando un mercado sórdido especulativo, que pagan los deudos en dólares, mientras los propios fallecidos son despojados de sus tumbas, estas son revendidas al mejor postor y los responsables se hacen de la vista gorda, esto puede generar en muy corto plazo un grave problema de salubridad pública.

LA ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE LA INDUSTRIA FUNERARIA (ASOPROINFU)

Su presidente Javier Eduardo Montoya, Expreso que la problemática del abastecimiento de combustible lo han tratado en conversaciones con el Gobierno Nacional en priorizar al sector funerario ante esta coyuntura, efectivamente se ha logrado el apoyo del gobierno para abastecer las carrozas fúnebres que están debidamente inscriptas en Asoproinfu y que cumplen con los requisitos mínimos para poder funcionar como funerarias, así mismo todas las reuniones anuales de asociados han sido suspendidas por ahora por lo de la pandemia.

LOS CREMATORIOS

En Venezuela ha venido creciendo poco a poco esta alternativa desde hace unos cuantos años, aún falta mucho tiempo para que los 335 municipios del país cuenten con un horno crematorio, esto derivado a muchos factores, anteriormente los hornos eran importados, hoy existen empresas venezolana que los hacen pero los costos de un solo horno superan los 50.000 dólares y para las mascotas más de 30.000 dólares, un costo menor al de los importados.

Es de hacer notar que factores como el desconocimiento del área, el tabú y los paradigmas religiosos y ahora situación país han hecho que sea lenta la inversión y creación de esta alternativa necesaria e imprescindible, el 99% de los crematorios son privados esto incide en los costos, la participación de las alcaldías es nula. Si esta opción se sumara a la inversión de seguro, los venezolanos optarían por esta solución. La situación de los crematorios actualmente tiene problemas con la escases de gas, es decir, que también está sufriendo los abusos del mercado especulativo.

LAS ALTERNATIVAS MUNDIALES

Dentro de este parámetro mundial, Venezuela aún no cuenta con las alternativas presente en el mercado mundial, como La Biodisolución con Hidrolisis Alcalina, Ultracongelación con Nitrógeno Líquido, Capsula Mundi y de los Cementerios Ecológicos.

EL SISTEMA DE LOS SERVICIOS FUNERARIOS CON LOS CASOS COVID-19.

Venezuela reporto su primer caso y de fallecimiento por Covid-19 en el mes de marzo del 2020 paulatinamente se ha registrado según informe del gobierno hasta la fecha de este escrito más de 1.100 fallecidos, al principio como a todo el mundo nos tomó desconcertante el trato de estos fallecidos, por el terror infundido en otras naciones del cual vimos por medios de redes sociales, de cadáveres olvidados en vías públicas, del congestionamiento y creación de cementerios improvisados.

Entre agencias de Funerarias con capacidad intelectual y organismos públicos se fueron atendiendo los casos de fallecimientos por Covid-19 en todo el país, al principio todo era desconcertante se buscaban y enterraban los cadáveres de noche, los procesos de bioseguridad eran muy exagerados, el desconocimiento era total, tanto que aún hay funerarios que no se han sumado al trato que se le debe dar a este tipo de fallecidos, actualmente la atención de estos casos por Covid-19 ha entrado al mercado especulativo incumpliendo las normas mínimas de bioseguridad.

Para finalizar, Venezuela aún no ha tenido la situación que otros países han presentado y es por el número de fallecimientos que ha sido manejado por el sistema de servicios funerarios y de organismo del estado, creemos que una embestida mayor de fallecimientos podría generar congestionamiento en centro de salud, no podemos subestimar la atención de estos casos, que estemos más preparados que otros países sería una afirmación sin sustento, la experiencia internacional confirma que han sido el número de fallecimientos diarios lo que ha traído el caos, Venezuela es un país de oportunidades, estamos al norte de Sudamérica tenemos recursos ilimitados y sobre todo la mejor gente del mundo.

Fuente: Julio Cesar Giliberti López

Colaboraciones
Lcdo. Jesús Montoya Presidente de Asoproinfu
Lcda. Argelia Bravo Profesora
Lcda. Morella Reyes Profesora
Lcda. Mary Uray Directora de Mundo Funerario Internacional