Academia Nacional de Medicina se pronuncia sobre las gotas “milagrosas”

La Academia Nacional de Medicina (ANM) de Venezuela advirtió que es prudente esperar hasta tener más datos sobre las pruebas del Carvativir, el medicamento presentado el pasado 24 de enero por el presidente Nicolás Maduro, la cual denominó como las “góticas milagrosas del doctor José Gregorio Hernández” contra el COVID-19.

Según el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Venezuela, el Cavativir es un medicamento desarrollado a base de isotimol, un compuesto fitoquímico (producido por las plantas) presente en aceites esenciales del tomillo. Destaca que tiene una “amplia gama de efectos biológicos”: propiedades antimicrobianas, antioxidantes, antiinflamatorias y moduladoras de la respuesta inmunitaria.

“Hay una sola conclusión válida con la información que hasta ahora es del domino público: los extractos de tomillo, incluyendo muchos de los aceites esenciales derivados de esa planta, tienen el potencial terapéutico contra coronavirus, sin embargo, es prudente esperar por mayores datos de las pruebas del Carvativir”, dice la nota publicada desde la CientMed, publicación electrónica de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela.

Agregan que no se trata de algo nuevo, pues los extractos y los productos puros del tomillo tienen una larga tradición como agentes terapéuticos. El Carvativir se conoce con el nombre químico de 2-metil-5-(1-metiletil)-fenol recombinado, también llamado Carvacrol o 2-Metil-5-(1-metiletil) fenol.

Aunque Maduro anunció el domingo que el Carvativir, pasó todas las pruebas de eficacia y seguridad durante nueve meses, sin efectos secundarios o negativos, con una “poderosa” capacidad antiviral la Academia indica que algunas publicaciones preliminares señalan que ciertos mecanismos de acción de algunos aceites mostraban un potencial antiviral contra el coronavirus y la influenza, pero recalca que los venezolanos aún esperan más detalles sobre el futuro medicamento.

Carvativir y la OMS

Alerta que para calificarlo como un candidato a medicamento para el COVID debe seguir los protocolos internacionales aplicados para el estudio de medicamentos que puedan ayudar al tratamiento, como sucedió en su momento con el Remdesivir, que se estudió en cuatro ensayos clínicos controlados (doble ciego, con placebo, aleatorizados) con miles de pacientes y que al final, según el estudio Solidaridad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se halló que no reducía la mortalidad.

El pasado martes 26 de enero de enero 2020; Chuo Torrealba, entrevistó a La infectológo Patricia Valenzuela, En su programa madrugador La Fuerza es la Unión, trasmitido por RCR 750 AM, informó que la comunidad científica de Venezuela no tiene ni la menor idea de donde salió el Carvatir.

El anuncio de Carvativir, las «gotitas milagrosas nos tomó por sorpresa a la comunidad científica venezolana, no tenemos evidencia científica, ni hay ningún pronunciamiento de la OMS o la OPS donde se informe del análisis de este medicamento. No tenemos asidero científico, ni información sobre la referida molécula del Carvativir, tal como lo publica el portal «Costadelsolfm».

Mientras que por su parte el también médico infectólogo Julio Castro aseguró en una entrevista con César Miguel Rondón que el Carvativir, las “gotitas milagrosas” anunciadas por Nicolás Maduro, no es un medicamento estándar que haya sido aprobado, a pesar que el mandatario dijo que los científicos ya lo comprobaron. “Que yo sepa, el Carvativir no se produce comercialmente para nada ni es un medicamento estándar que haya sido aprobado. El Carvativir no tiene ninguna fase de investigación en ninguna parte del mundo, no ha sido publicado en ninguna revista científica reconocida, ni se han discutido sus resultados”, expresó Castro en una publicación de «Noticierodigital».

La Iglesia y el nombre del medicamento

Por su parte Monseñor Víctor Hugo Basabe criticó a Maduro por usar el nombre de José Gregorio Hernández para promocionar el Carvativir. El administrador apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto recordó que una característica del médico de los pobres era su rigurosidad científica.

“Al doctor José Gregorio Hernández, junto a la santidad de la vida, si algo lo caracterizó fue su rigurosidad científica. Es inmoral que Nicolás Maduro pretenda eludir la responsabilidad en la necesaria vacunación del pueblo con unas gotas de ‘no sé qué’ usando indebidamente su nombre”, escribió Basabe en Twitter sobre el Carvativir.

Fuente: 800 Noticias