Abogado de Maradona critica la falta de atención médica al exfutbolista y el retraso de ambulancia

El letrado que representaba a Diego Armando Maradona, Matías Morla, denunció este jueves desde su cuenta de Twitter que el ‘Diez’ habría estado 12 horas sin recibir atención médica en los momentos previos a su muerte, y también criticó que la ambulancia tardó unos 30 minutos en llegar a la propiedad donde se alojaba el ídolo argentino.

Morla, basado en el informe producido por la Fiscalía de San Isidro, Provincia de Buenos Aires, señaló que esta aparente desatención sobre el ‘Pelusa’ es «inexplicable». En ese tono, tildó de «criminal idiotez» la tardanza del equipo médico para arribar al lugar en medio de la emergencia.

A su vez, el abogado aseguró: «Voy a pedir que se investigue hasta el final de las consecuencias».

Las declaraciones de Morla se producen a pocas horas del deceso de Maradona, quien falleció el miércoles luego de un paro cardíaco en una casa alquilada en un barrio privado del partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires (Argentina).

Ese abogado, junto a otros amigos, allegados y profesionales que acompañaron a Diego en el último tramo de su vida, son muy criticados en el país sudamericano: para sectores de la prensa y parte de la sociedad argentina, habrían llevado al ídolo «por el mal camino» en los últimos años.

El cuerpo del ‘Pelusa’ fue revisado por un equipo de médicos forenses, y se abrió un expediente bajo la carátula de «averiguación de causales de muerte». Los primeros resultados de los análisis del cadáver indicaron que falleció por «insuficiencia cardíaca aguda, en un paciente con una miocardiopatía dilatada». También se destacó una «insuficiencia cardíaca congestiva crónica que generó edema agudo de pulmón».

Además, los fiscales designados para el caso se encargaron de tomar declaraciones testimoniales. Así pudieron determinar que la última persona en ver vivo a Maradona fue su sobrino, el martes a las 23 (hora local). Y, al momento de su muerte, en esa casa estaban su sobrino, un asistente, un empleado contratado para su seguridad física, una enfermera y una cocinera.

A las 11:30 del miércoles llegaron el psicólogo y la psiquiatra, y comprobaron que Diego no respondía. Cuando su sobrino y el asistente intentaron despertarlo, no había signos vitales. Entonces, la enfermera y la psiquiatra intentaron reanimarlo con técnicas de RCP, sin éxito.

Entre tanto, se espera que un millón de ciudadanos acudan al velatorio del ganador del Mundial 1986 en la Casa Rosada, organizado por el Gobierno del peronista Alberto Fernández. Desde la madrugada del jueves, miles de personas se acercaron al lugar e hicieron largas filas en la histórica Plaza de Mayo para despedirse del ‘crack’ sudamericano.

 

 

Fuente: RT