Canciller Arreaza pide a la ONU revisar su historia para potenciar lo bueno que ha logrado

La carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU) es la herramienta con la que cuentan los pueblos y se debe alzar para defender a la civilización y la justicia social, sostiene el ministro para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza.

Este año la Asamblea para la conmemoración del 75° aniversario de creación de la Organización de Naciones Unidas se realizó de manera virtual y durante la misma el canciller venezolano exhortó al organismo internacional a revisar su historia, corregir y potenciar lo bueno que se ha logrado, además de avanzar en su independencia total en materia de financiamiento.

“Siempre estamos dependiendo de los países poderosos y grandes, incluso temiendo que se retiren de instituciones, agencias y organizaciones, temiendo que las Naciones Unidas puede ir a la quiebra”, dijo.

Instó a diseñar un mecanismo financiero que permita que la organización exista y se desarrolle con éxito sin depender de un país.

Destacó además que el multilateralismo ha sido una contención en los momentos de mayor dificultad, “tenemos que cuidarlo al máximo, protegerlo; sin lugar a dudas nosotros creemos en la paz y la seguridad internacional como resultado de un equilibrio necesario entre los actores internacionales y Estados” que solo se logrará respetando los principios de la Carta Democrática de las Naciones Unidas.

Recordó que la Carta de Naciones Unidas fue escrita hace 75 años y debe haber anacronismos, “seguramente debemos actualizarla, pero sin lugar a duda es la herramienta con que cuentan los pueblos”.

“La creación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) -destacó Arreaza- se logró luego de largas jornadas y en su momento se propuso la ciudad de New York (Estados Unidos) como sede, con la finalidad de que aquel país que estaba surgiendo y salía vencedor de una guerra, respetara, aunque sea con su presencia, a Naciones Unidas en su territorio, la carta y sus principios”, explicó.

“Fuimos a un mundo bipolar, no porque fueran dos polos ideológicos, económicos que se enfrentaban y se confrontaban; sino porque generaba una paz a gran escala pero también una serie de conflictos a pequeña escala que representaban la confrontación geopolítica por controlar y dominar territorios y recursos”, explicó Arreaza.

Se refirió además al objetivo del grupo de Países No Alineados y explicó que este se creó para fortalecer y contener, junto con la ONU, el conflicto que se avecinaba en los momentos difíciles para la humanidad, “además de las consecuencias del unilateralismo en esta parte del mundo, pero traducida también en instituciones multilaterales como imposición de políticas neoliberales a través del FMI (Fondo Monetario Internacional)”.

Dijo que la humanidad está en un punto de inflexión y la ONU tiene en sus manos gran parte de la solución, por lo que pidió que no se vea el mundo en términos territoriales, sino “este mundo que tenemos hoy; esta construcción de un nuevo mundo donde tenemos que despejar la incógnita del hombre, la mujer en libertad, en paz consigo mismo, con la humanidad, con el planeta tierra en que no haya desafíos a la seguridad, en que podamos convivir en paz”.

Finalmente el canciller pidió a las Naciones Unidas levantar su voz contra quienes violan la Carta Democrática, contra quienes imponen medidas que no están contempladas en el documento ni en ninguna de las disposiciones del derecho internacional público, y resaltó lo sucedido este año con la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la aparición de la pandemia de COVID-19.

Fuente: El Universal