“Pidió ayuda”: informe reveló más detalles de los últimos momentos de Naya Rivera

Un informe de autopsia publicado el viernes reveló nuevos detalles sobre la muerte de la actriz de Glee, Naya Rivera. Al parecer, Rivera levantó el brazo y pidió ayuda cuando se ahogó accidentalmente mientras navegaba con su hijo de 4 años en un lago de California.

Una vez que su madre lo ayudó a regresar al bote, el niño “notó que la difunta levantó el brazo en el aire y gritó ayuda”. Así lo detalla el informe del médico forense del condado de Ventura. “La fallecida desapareció en el agua”, añadió entre los detalles sobre el deceso de Naya Rivera.

Las autoridades habían dicho anteriormente que Rivera se había ahogado accidentalmente después de poner al menor, Josey Hollis Dorsey, de regreso en el bote. Ambos estaban en el lago Piru al noroeste de Los Ángeles el 8 de julio, pero no mencionaron que ella gritó pidiendo ayuda.

Rivera “sabía nadar bien”, dice el reporte.

El hombre que le alquiló el bote dijo que ella rechazó un chaleco salvavidas, pero de todos modos puso uno a bordo.

El informe también reveló que Rivera, de 33 años, tenía problemas previos de vértigo, tenía una infección sinusal reciente y tenía una pequeña cantidad de anfetaminas recetadas en su sistema. Sin embargo, no se identificaron condiciones físicas o drogas como factores de su muerte.

Las pruebas de toxicología también mostraron que tenía pequeñas cantidades terapéuticas del medicamento contra la ansiedad diazepam y el supresor del apetito fentermina.

Josey, el hijo de Rivera con su exmarido, el actor Ryan Dorsey, estaba durmiendo solo en el bote a la deriva esa misma tarde.

Cinco días después, su cuerpo estaba flotando en un área del lago que tiene unos 30 pies de profundidad. La Oficina del Sheriff del condado de Ventura dijo que probablemente estuvo atrapada en una espesa vegetación bajo el agua durante varios días antes de flotar a la superficie

Fuente: El Nacional