La gasolina en Punto Fijo es un privilegio que vale horas de espera (FOTOS)

En plena semana de flexibilización productiva, cuando los paraguaneros apenas cantaban victoria por la ampliación de la cantidad de estaciones de servicio para recargar combustible, los hechos de este lunes generaron molestias en la población que está apostada en las adyacencias de las gasolineras desde el pasado viernes.

Pescadores, conductores de transporte público, amas de casa y público en general experimentaron diferentes experiencias, poco agradables, en plena espera de su llenado, algunos sin obtener resultados favorables se mantendrán en las largas colas esperando que les surtan, aunque mañana corresponde al terminal de placa #2.

La E/S Brisas de Paraguaná fue escenario de estallido cuando un piquete de la Guardia Nacional Bolivariana interrumpió el llenado del ciudadano común para «ceder el lugar a los empleados de la Gobernación del estado Falcón», situación que caldeó los ánimos y generó alteración de los presentes, quienes exigieron su derecho luego de estar esperando en el sitio desde días anteriores.

Al mismo tiempo, los pescadores de la población de Punta Cardón denunciaron haber recibido tan sólo 30 litros de combustible en las gasolineras, cantidad insuficiente para zarpar y realizar las labores de pesca, además no recibieron el trato preferencial que fue acordado con los organismos gubernamentales.

Por su parte, la estación de servicio El Elevado no prestó la distribución correspondiente el día de hoy, contrario al cronograma publicado, dejando a los transportistas sin el preciado líquido.

Las bombas de expendio de gasolina en general ubicadas en Punto Fijo, laboraron con el sistema correspondiente y respetando la numeración asignada, las subsidiadas con sistema Biopago y las dolarizadas con el valor internacional apropiado, según informaron los consumidores, aunque en muchas la característica similar se refiere a las horas de espera, las colas paralelas y la falta de información.

El abastecimiento del combustible continúa precedido de largas colas que protagonizan los conductores por más de dos días, durmiendo en las calles, dentro de sus vehículos, comiendo en las aceras y compartiendo con quienes tengan su mismo número en el serial de la placa de su carro, todos con la esperanza de obtener al menos 30 litros para surtir.

Fuente: Zayrca Flores/NotiFalcón