Venezolana Stefani Flores toleró horas de tortura y fingió su muerte para sobrevivir al ataque

La venezolana Stefani Flores, una modelo y también vendedora de empanadas, de tan solo 18 años, soportó horas de tortura, siendo apuñalada, golpeada y violada por un grupo de hombres que la dejaron en los arbustos de la carretera de circunvalación M2 en La Romaine, solo después de que fingiera estar muerta.

Después de una búsqueda intensiva por parte de la policía para encontrar a los atacantes de la joven, un día después, la policía arrestó a uno de sus propios colegas en relación con el crimen.

Los investigadores creen que el policía arrestado es el propietario del automóvil en el que fue secuestrada Stefani.

El policía, quien también está suspendido, fue retenido cerca de la playa de Mucurapo junto con otro hombre que se cree estuvo involucrado en el ataque.

Un policía de alto rango le dijo a Newsday que era un milagro que la víctima fuera encontrada con vida, dado el alcance y la ubicación de sus heridas.

Stefani, quien fue apuñalada varias veces en el cuello, dedos y manos, se dirigía a San Fernando a vender empanadas cuando fue secuestrada y agredida.

Sangrando por sus heridas, la adolescente se arrastró fuera de los arbustos a lo largo de un camino de tierra hasta que llegó a la carretera, donde se derrumbó mientas jadeaba, luchando por respirar.

La policía dijo que un conductor que pasaba la vio y la llevó al Hospital General de San Fernando, donde le practicaron una cirugía de emergencia.

Un informe policial dijo que el padre de la joven la había subido a un auto “PH”, cerca de su casa en Fyzabad el martes, para llevarla a San Fernando junto con un recipiente de empanadas.

Los informes dicen que cuando el automóvil se acercó a La Romaine, uno de los dos pasajeros masculinos le cubrió la cara y la ató. Luego, el conductor se dirigió a un área aislada fuera de la carretera donde Stefani fue agredida y posteriormente expulsada del automóvil.

También le robaron una suma de dinero no revelada.

La joven modelo aún se encuentra en estado grave bajo vigilancia policial en el Hospital General de San Fernando.

El incidente generó indignación en las redes sociales, ya que los usuarios elogiaron a la policía por su rápida respuesta y otros describieron el ataque como demoníaco.

“Esto es tan vergonzoso”, dijo un usuario. “Los trinitarios deberíamos sentirnos avergonzados. Se supone que nadie, especialmente los de fuera, debe ser tratado de una manera tan horrible”, agregó.

 

 

Fuente: La Patilla