Movimiento de Mavárez ha puesto primero a miles de falconianos

La difícil situación económica que atraviesa el país, aunado a los estragos que ha generado la pandemia por el Coronavirus en Venezuela, han aumentado la necesidad colectiva de asistencia social por todos los medios.

El Movimiento los Falconianos Primero entendió esa realidad desde su concepción como una organización al servicio de los más necesitados en cada uno de los 25 municipios de la geografía regional.

Liderado por Kerrins Mavárez, diputado a la Asamblea Nacional, los Falconianos Primero nace del requerimiento popular de contar con un canal a través del cual se satisfagan sus más sentidas necesidades.

«En el momento en que necesité las medicinas para mi hijo enfermo, supe a quien recurrir. Toqué la puerta de Kerrins y en él encontré una respuesta, después de haber solicitado ayuda en otras instancias, sin que atendieran mi caso porque no lo consideraron prioritario», relató María Eugenia Falcón, una de las beneficiarias de los programas de atención social del movimiento.

Asistencia en números

En el primer semestre del 2020, los Falconianos Primero ha escuchado el clamor de miles de falconianos, a quienes, de uno u otro modo, les ha tendido una mano amiga.

Hasta la fecha se han entregado más de ocho mil medicamentos, entre componentes de alto costo (como anticonvulsivos y antihipertensivos) y otros de uso más común.

Más de 100 gestiones médicas, entre consultas y exámenes de distintos tipos han sido cubiertas por la organización, con la intención de que personas de escasos recursos puedan acceder a estos imprescindibles servicios de salud.

Más que medicinas

El trabajo de atención a las comunidades de los Falconianos Primero no se ha limitado al tema medicamentos.

De hecho, en la primera mitad del año se realizaron 20 jornadas de distribución de agua con camiones cisternas y se entregaron más de dos mil bolsas de comida en diferentes sectores populares del territorio estatal.

Se efectuó la donación de comida a hogares de atención social para el adulto mayor. Se ejecutaron cinco actividades lúdicas y recreativas en distintas poblaciones.

En Coro hubo 10 jornadas de asistencia comunitaria en sectores populares.

Se entregaron insumos en los ambulatorios de Los Taques y Villa Marina. Se conformaron grupos parlamentario en Zamora, Carirubana, Miranda, Silva, Monseñor Iturriza, Acosta, Tocópero, Dabajuro y Mauroa, entre otros beneficios de alcance colectivo.

«Estoy muy agradecida por las gestiones hechas por el movimiento los Falconianos Primero y el diputado Kerrins Mavárez, por haberme entregado las medicinas de mi mamá, ella es hipertensa y no puede dejar de tomarse sus pastillas; a veces no se las podemos comprar y gracias a Dios contamos con el apoyo de Kerrins para que ella siga cumpliendo su tratamiento», manifestó Carolina Martínez, quien reside en Cumarebo.

De Los Taques para todo Falcón

Aunque el centro neurálgico de los Falconianos Primero está en Santa Cruz de Los Taques, lugar de residencia del parlamentario Mavárez, su radio de acción se extiende hacia todos los rincones del estado.

El legislador ha dirigido asambleas en todos los municipios de la región y en cada una de ellas ha recogido las solicitudes de su gente.

Todo un equipo con alto compromiso social se encarga de procesarlas para que cada quien obtenga una respuesta parcial o total de su requerimiento, según derive de cada caso, porque la idea es que nadie se quede sin ser asistido.

«La principal satisfacción de lo que hacemos es haberle devuelto la esperanza a cientos de familias, que ahora vuelven a creer en que juntos, los funcionarios con pertinencia social y el pueblo organizado, podemos ayudar de alguna manera a quien más lo necesita, eso es lo que nos mueve y lo que nos mantendrá firmes en esta responsabilidad que hemos asumido, de velar por los supremos intereses de nuestra gente y de poner a los Falconianos Primero», sentenció el diputado Mavárez para referirse al esfuerzo que han venido haciendo él y el equipo que lo acompaña en el movimiento.

Fuente: NotiFalcón