Para esta fecha se espera la vacuna del Covid-19

San Pablo tendrá, en noviembre, la primera vacuna latinoamericana para inmunizar contra el COVID-19. Así lo reveló el gobernador Joao Doria.

Para el estado paulista, donde habitan 46 millones de brasileños, es el principio de solución de una pandemia que le costó 23.000 fallecimientos y 542.300 personas infectadas. La primera producción de vacunas contendrá 120 millones de dosis, fabricadas por el mayor productor de inmunizadores del hemisferio sur: el Instituto Butantan, con sede en la capital paulista. Pero el gobernador Doria tiene una apuesta más ambiciosa: que ese centenario centro de investigación duplique su capacidad de fabricación para febrero. Para entonces, estará en condiciones de suministrarla a los países vecinos que la demanden.

Con ese objetivo, el gobernador, que es uno de los principales dirigentes del Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB), convocó hace una semana a una campaña de donaciones entre empresarios y banqueros. Apunta a recaudar los 26 millones de dólares adicionales que requiere el proyecto. La respuesta fue “muy rápida”, se admiró el gobernador.

Dijo también que el gobierno nacional no aportó ayuda financiera. Esa “ausencia” de Brasilia tiene que ver con la aspiración de Jair Bolsonaro de contar con la vacuna propia. Acaba de invertir 100 millones de dólares, que destinó al proyecto de la Fundación Fio Cruz, emprendido con la Universidad de Oxford (Inglaterra) y AstraZéneca, un laboratorio multinacional. El presidente brasileño informó a los brasileños, que en diciembre recibirán 100 millones de dosis, gracias a ese acuerdo, que contempló la realización de testes en todo Brasil.

El gobernador Doria habló, también, de los temas sociales y económicos del país. Juzgó que, desde ese punto de vista, “el futuro será muy difícil para Brasil, sobre todo para los más pobres”

Fuente: Infobae