Director de Migración Colombia: “Pensar en los venezolanos como armas biológicas es miserable”

Juan Francisco Espinosa Palacios, director general de Migración Colombia, aseguró este jueves que es falso que los venezolanos que están retornando a Venezuela se encuentren contagiados de covid-19.

“Ese cuento de que los venezolanos que están saliendo son personas con padecimientos de covid-19 es totalmente falso. Nos lo tomamos a pecho, nos lo tomamos como un tema de responsabilidad y así seguiremos trabajando”, indicó Espinosa Palacios para EVTV Miami.

Afirmó que calificar a los ciudadanos venezolanos que buscan retornar a su país de armas biológicas, es un concepto deplorable y miserable.

Destacó que el gobierno colombiano ha estado trabajando por garantizar la seguridad en materia sanitaria, no solo de los colombianos sino también de aquellos migrantes que permanecen en el país e incluso de quienes buscan retornar a Venezuela.

“Estamos muy encima de los temas de salud. La Secretaría de Salud del respectivo municipio donde se encuentra el ciudadano venezolano, antes de partir hacia frontera, hace un proceso de tamizaje. Ahí estamos trabajando con la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo y un gran apoyo de la cooperación internacional», explicó el funcionario. «Cuando esos venezolanos llegan a zona de frontera se hace un nuevo proceso de tamizaje y de verificación en salud. Claro que hemos tenido contagios de población venezolana, como lo hemos tenido en población colombiana”.

El director de Migración Colombia señaló que más de 76.000 ciudadanos venezolanos retornaron a su país de forma voluntaria.

Estima que otros 24.000 están a la espera de poder hacerlo, pero advirtió que es un proceso que podría tardar hasta 6 meses de acuerdo con las restricciones que tiene Venezuela para la recepción de sus connacionales.

Espinosa Palacios pronosticó que 80% de los venezolanos que han regresado a su país en los últimos tres meses, volverán a Colombia, dada la situación de crisis que atraviesa Venezuela.

Fuente: El Nacional