EEUU advierte que exejecutivos de Citgo presos en Venezuela corren «peligro mortal»

 Los seis exejecutivos de la petrolera Citgo con nacionalidad o residencia estadounidense detenidos en Venezuela corren «peligro mortal», dijo el miércoles un enviado especial de Estados Unidos, pidiendo «su liberación inmediata» en medio de la pandemia.

«Gustavo Cárdenas, José Ángel Pereira, Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano y José Luis Zambrano están ahora en peligro mortal, y varios de ellos muestran síntomas similares a la covid-19 y otras dolencias graves», dijo el enviado presidencial especial de Estados Unidos para asuntos de rehenes, Roger Carstens.

El gobierno de Donald Trump está «extremadamente preocupado» por esta nueva información sobre el grupo conocido como «Citgo 6», que según Washington se encuentra recluido en la sede de los servicios de inteligencia venezolanos en Caracas, dijo el funcionario en Twitter.

«Dos años y medio sin juicio ni evidencia presentada contra ellos. Pedimos su liberación inmediata y acceso urgente al tratamiento médico que necesitan», señaló Carstens, que reporta directamente al secretario de Estado, Mike Pompeo.

Pompeo reiteró en marzo la exhortación al Gobierno de Nicolás Maduro a liberar a los seis hombres «por razones humanitarias», señalando que languidecían en la prisión El Helicoide, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Cinco de los directivos tienen la doble nacionalidad estadounidense y venezolana, y el sexto es un venezolano con residencia legal en Estados Unidos.

El expresidente de Citgo José Ángel Pereira y los exvicepresidentes Tomeu Vadell, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y Alirio José Zambrano y José Luis Zambrano, están detenidos desde el 21 de noviembre de 2017 en Venezuela acusados de peculado doloso, lavado de dinero y asociación para delinquir, entre otros delitos.

Tras dos años de prisión, sus abogados solicitaron una revisión de las medidas de privación de libertad y obtuvieron el arresto domiciliario el 9 de diciembre.

Pero el 5 de febrero sus familiares y activistas de derechos humanos denunciaron que habían sido devueltos a la cárcel.

La fecha coincidió con la visita a la Casa Blanca del jefe parlamentario y líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien Washington reconoce como mandatario interino por considerar fraudulenta la reelección de Maduro en 2018.

Entre las presiones para propiciar la salida del poder de Maduro, Washington otorgó a Guaidó, reconocido como autoridad legítima de Venezuela por medio centenar de países, el control de Citgo, filial en Estados Unidos de la petrolera estatal venezolana PDVSA, clave para la economía del país caribeño. Maduro denuncia esto como un «robo».

Fuente: El Universal