Jiménez: Venezuela no tiene otra salida que no sea electoral

Rafael Ramón Jiménez, nombrado rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) por el Tribunal Supremo de Justicia, afirma que buscará impulsar un ambiente en el que la Mesa de Diálogo Nacional pueda cumplir sus objetivos y ratificó que el objetivo de su trabajo es que el país pueda «reinsertarse en el sistema internacional».

La postulación como rector de Jiménez fue propuesta por Cambiemos, Copei, el MAS y Soluciones. Es importante resaltar, que las elecciones parlamentarias podrían ser este año, según lo informó Nicolás Maduro en cadena nacional en las últimas horas.

«Yo siempre dije, cuando me preguntaron sobre el tema, que no contaba pollos antes de nacer. Hasta ayer tarde, cuando vi al Tribunal Supremo nombrando al CNE, nunca quise hacer suposiciones de que iba a desempeñar el cargo», aclaró Jiménez, en entrevista con el portal Caraota Digital, al referirse a los detalles de la elección.

De igual manera, expresó que «eso es parte de una negociación que desde hace algún tiempo viene llevando parte de la oposición, respetable, que no sé si tiene mayoría o minoría, pero que para mí es respetable».

«Y yo estoy convencido de dos cosas: en primer lugar que Venezuela no tiene otra salida que no sea la negociada, la pactada, entendida, donde prevalezca la política; y en segundo lugar que esa salida debe ser la electoral necesariamente», indicó.

«Nadie que esté bien informado puede creer que la Asamblea Nacional de Juan Guaidó, a la que yo reconozco, y acato, y si quieres me le hinco enfrente, puede elegir a un Consejo Nacional Electoral, porque no tiene las dos terceras partes de los diputados».

Jiménez explicó las condiciones electorales, haciendo hincapié en que «si tú tienes el disco rayado de que para que haya elecciones se tiene que ir el señor Maduro primero, dime ¿cómo lo vamos a sacar?».

Indicó que «yo lo que he visto en 22 años es al Gobierno cada vez más atornillado y la oposición cada vez más dividida y el país cada vez más desesperanzado».

Destaca que su participación en el CNE es para «contribuir al cumplimiento de los valores y de lo que el país decida». Sin embargo, comenta que «si en algún momento me convenzo de que eso es imposible, tampoco tendría ningún problema en irme».

Fuente: El Universal