EE.UU. interrumpió envío de dos buques de gasolina a Venezuela

El gobierno de Estados Unidos interrumpió con amenazas de sanciones las entregas planificadas de gasolina de Irán que venían a Venezuela en dos buques griegos.

El diario estadounidense The Wall Street Journal, citando a funcionarios en anonimato, indicó este jueves que de este modo Estados Unidos frustó temporalmente una florenciente alianza económica entre dos de sus mayores rivales.

Los buques de propiedad griega estaban cargados también de productos petrolíferos de Irán, además de la gasolina.

Los funcionarios estadounidenses explicaron a The Wall Street Journal que los petroleros griegos no podrían obtener seguro y acceso a la banca internacional si hubieran continuado su camino. Con esta disuasión Estados Unidos espera evitar otras entregas planificadas.

«Hemos estado en contacto con los armadores, y están bajo un gran riesgo de sanciones», dijo un alto funcionario estadounidense

«Actualmente los barcos no se dirigen a Venezuela», agregó. Afirmó que en este momento están en Cabo Verde, frente a la costa de Senegal y tienen el sur como destino.

The Wall Street Journal informó que Liberia, que es donde están registrados los buques, retiró la acreditación de los barcos la semana pasada después de que el Grupo de Acción de Irán del Departamento de Estado se puso en contacto con el gobierno sobre este asunto.

Los funcionarios del Departamento de Estado advirtieron a los propietarios de los petroleros, dos empresas registradas en Grecia, que se enfrentarían a sanciones y acciones legales de Estados Unidos si los buques no regresaban. Ambos abandonaron la flotilla, de acuerdo con datos de seguimiento y funcionarios.

Funcionarios de Estados Unidos dijeron a The Wall Street Journal que el gobierno de Donald Trump ha estado considerando otras alternativas para evitar la llegada de barcos: bloquear o hacer que las naciones aliadas atraviesen las aguas en las que los petroleros navegaron para hacerse cargo de los buques como infractores de sanciones.

 

 

Fuente: El Nacional