Autoridades de Florida han incautado 450 millones de dólares provenientes de la corrupción en el chavismo

Las autoridades federales del sur de Florida, en Estados Unidos, han incautado 450 millones de dólares desde 2017 en cuentas bancarias que pertenecían presuntamente a más de una docena de funcionarios del chavismo y empresarios venezolanos, reseña El Nacional.

Todos están acusados de lavar miles de millones de dólares en Estados Unidos, Suiza y otros países, indicaron las autoridades a Miami Herald. Además de las grandes sumas de dinero, también han incautado propiedades de lujo, caballos de exhibición, relojes de alta gama y un cuantioso yate.

Las mayores incautaciones se le han hecho a Alejandro Andrade, ex tesorero nacional durante el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez.

Miami Herald aseguró que Andrade firmó cheques por un total de 250 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos en los últimos meses de 2019, después de que había transferido el dinero desde su cuenta bancaria en Suiza a sus abogados defensores en Miami.

Andrade cumple una condena de 10 años de prisión por lavado de dinero.

También perdió por las incautaciones, de acuerdo con las autoridades, 6 seis propiedades inmobiliarias en el sur de la Florida, incluida una granja de caballos de Wellington; una residencia frente al mar en Palm Beach y una finca de Pinecrest, avaluada en 33 ​​millones de dólares.

Además de 14 caballos de exhibición, avaluados en 2 millones de dólares, 35 relojes de diseño, avaluados en 1,5 millones de dólares y una flota de 10 vehículos exóticos extranjeros, valorados en 1 millón de dólares.

Los oficiales federales también han incautado decenas de condominios y casas multimillonarias, desde el área de Brickell Avenue en el centro de Miami hasta el exclusivo barrio Cocoplum en Coral Gables.

Estas propiedades pertenecían a otros acusados de sobornos e intentos de sobornos impulsados desde la estatal venezolana Petróleos de Venezuela bajo los gobiernos de Hugo Chávez y del régimen de Nicolás Maduro.

Después de que el dinero es robado de las arcas venezolanas, señaló Miami Herald, los fondos los transfieren a cuentas bancarias en Suiza y Estados Unidos. Luego los invierten a nombre de compañías fantasma de bienes raíces de lujo y otros activos para ocultar la identidad de los propietarios verdaderos.

Fuente: El Nacional