¡Rechazan actuación de la PNB! Médicos se defienden: tener «caletas» no es un delito

Este jueves, 23 de abril, una residente del primer año de postgrado de anestesia y la otra residente asistencial de ginecología, fueron detenidas por una comisión de la Policía Nacional Bolivariana y sacadas esposadas del Hospital «Dr. Rafael Calles Sierra» de Punto Fijo, según se dio a conocer en un minuta de prensa emanada del organismo actuante, en la que se detalla que ambas profesionales, supuestamente, estaban incursas en el delito de almacenamiento indebido de material médico.

El procedimiento causó revuelo entre el gremio que agrupa a los profesionales de la salud en el estado Falcón, quienes de inmediato se activaron para defender a sus colegas, quienes explicaron que en el mundo de la medicina, es normal y comúnmente aceptado que los residentes posean en sus lockers, bolsos, carteras o en sus batas, lo que ellos denominan la «caleta», que no es más que una reserva de recursos médico-quirúrgicos, que son propiedad de los pacientes en el momento que lo requieran.

Señala el gremio médico que hace vida en la región, que la finalidad de esa » caleta» es solucionar cualquier emergencia en el instante que se presente y estos insumos son adquiridos por los propios doctores o donados por algún paciente sanado, para que sea utilizado en otra persona que lo pueda necesitar, es decir, no forman parte de la existencia de ningún hospital.

Ante esa realidad, los afectados y solidarizados con las detenidas, señalaron que la acción de la PNB está viciada en todos los sentidos, incluso, se les retrató de espaldas a instrumentos como estetoscopios y tensiómetros que no son propiedad del Hospital Calles Sierra, haciendo ver que esos elementos eran parte de la incautación en este caso.

Por otro lado, hay que hacer notar que la función histórica de un medio de comunicación es hacer públicos los hechos noticiosos, muchos de los cuales derivan de un parte oficial, como lo es una minuta de un organismo policial, y no es atribución del medio poner en duda el contenido de una minuta de un cuerpo de seguridad.

En esos casos, quienes se sientan aludidos y perjudicados por los señalamientos hechos por una fuente policial, siempre tendrán la posibilidad de usar su derecho a réplica y ofrecer su punto de vista en torno a un suceso informativo.

Fuente: Eduardo Ruiz/Notifalcón