Celebrada Vigilia Pascual en la Arquidiócesis de Coro

Durante la tarde de éste Sábado Santo, el Arzobispo Metropolitano de Coro, Excmo. Mons. Mariano José Parra Sandoval, presidió Vigilia Pascual, desde la Catedral Basílica Santa Ana, la cual fue concelebrada por Mons. Robert Medina, Vicario General de la Arquidiócesis de Coro y párroco de la Catedral, Pbro. Dunnys González, Vicario Parroquial de la Catedral de Coro, Pbro. Alexander Duno, rector del Seminario Mayor “San Ignacio de Antioquía”, en compañía del equipo formador de ésta institución arquidiocesana, Pbro. Albert Márquez, Pbro. Javier Montilla y Pbro. Rafael Silva.

De esta manera, el Arzobispo Primado, inició la celebración con la Solemne Bendición, omitiendo la tradicional bendición del fuego y otros ritos propios de esta solemnidad, debido a medidas preventivas a propósito de la crisis pandémica por la que atraviesa el mundo entero, de modo que, el Prelado prosiguió con el encendido del Cirio Pascual, incrustando los clavos sobre éste, representando a Jesús principio y fin, este rito, simboliza la Luz de Cristo resucitado sobre el mundo. Seguidamente, una vez llegados al presbiterio, Mons. Robert Medina, entonó el Pregón Pascual, himno alusivo a la noche de Pascua, que proclama la gloria de la Resurrección del Señor Jesús.

La celebración sacra, continuó con la Liturgia de la Palabra, a través de la meditación de los salmos y lecturas propios de la Vigilia Pascual, posteriormente el Arzobispo Metropolitano de Coro, inició la entonación solemne del Gloria, para luego proclamar el Santo Evangelio según San Mateo 28, 1-10, correspondiente a la Resurrección del Señor.

Durante su homilía, el Pastor reflexionó sobre el evangelio que anuncia la resurrección del Señor, “es Cristo el que ha vencido la muerte en una noche gloriosa”, asimismo, Mons. Mariano Parra Sandoval, alentó a los fieles que le sintonizaron desde los medios de comunicación social, a “ver en Cristo resucitado una vida nueva, llena de amor, solidaridad y prosperidad, ante un mal que ha ido diezmando la sociedad, es él y sólo él, quien nos dará vida en abundancia”.

Tras la homilía, tuvo lugar la Liturgia Bautismal, omitiendo ciertos ritos tradicionales, no obstante, se bendijo el agua de la pila bautismal, tomando de nuevo la luz del cirio pascual asperjándose con agua bendita. Se continuó con la liturgia eucarística de la manera acostumbrada, y finalmente, se dio fin al Triduo Pascual, en un día solemnizado por el canto y por el doble aleluya que se añade.

Para finalizar, antes de impartir su bendición, Mons. Mariano Parra, exhortó a los fieles, a unirse en oración durante la Consagración a Nuestra Señora de Guadalupe en América Latina y el Caribe, convocada por el Consejo Episcopal Latinoamericano, próxima a realizarse este domingo 12 de abril, la cual podrán sintonizar en vivo a la 1:00 p.m., a través de la señal de la emisora arquidiocesana Radio Guadalupana 105.1 F.M.

Fuente: Prensa Arquidiócesis de Coro