Mons. Mariano Parra Sandoval: “Veamos al Nazareno en el rostro de nuestro pueblo”

Desde la Catedral Santa Ana, de la ciudad de Coro, en horas de la mañana de este Miércoles Santo, se llevó a cabo la Solemne Eucaristía, con la cual se da cierre al preámbulo del Triduo Pascual. La celebración, fue oficiada por el Excmo. Mons. Mariano José Parra Sandoval, Arzobispo Metropolitano de Coro, y concelebrada por el Vicario General de esta instancia eclesial, Mons. Robert Medina, Vicario Parroquial de la Catedral Santa Ana, Pbro. Dunnys González, junto a los presbíteros que conforman el equipo formador del Seminario Mayor Arquidiocesano San Ignacio de Antioquía, Alberth Márquez y Javier Montilla.

De este modo, la homilía predicada por el Prelado, estuvo dirigida, en primer lugar, a reflexionar sobre el evangelio de ésta día sagrado: Mateo 26, 14-25, el cual narra el día en que se reúne el Sanedrín con Judas Iscariote, el tribunal religioso judío, para condenar a Jesús. Los preparativos para la Pascua se están ultimando.  “A través de las figuras del Siervo y del traidor se sigue insistiendo en la entrega del uno y la traición del otro. Jesús no maldice al traidor ni a sus secuaces. Se lamenta de que hayan perdido de vista la voluntad de Dios y estén implicados en la muerte de un ser humano”.

Seguidamente, excusándose por leer de su teléfono inteligente durante la liturgia, Mons. Mariano José Parra Sandoval, continuó citando los versos de la Poetiza Chilena Gabriela Mistral, Premio Nobel de Literatura 1945, en su poema dirigido a Jesús el Nazareno:

¿De qué quiere Usted la imagen? Preguntó el imaginero:

Tenemos santos de pino,

Hay imágenes de yeso,

Mire este Cristo yacente,

Madera de puro cedro,

Depende de quién le encarga,

Una familia o un templo,

O si el único objetivo

Es ponerla en un museo.

Déjeme, pues, que le explique,

Lo que de verdad deseo.

Yo necesito una imagen

De Jesús El Galileo,

Que refleje su fracaso

Intentando un mundo nuevo

Que conmueva las conciencias

Y cambie los pensamientos, Yo no la quiero encerrada

En Iglesias y conventos.

Ni en casa de una familia

Para presidir sus rezos,

No es para llevarla en andas

Cargada por costaleros,

Yo quiero una imagen viva

De un Jesús Hombre sufriendo,

Que ilumine a quien la mire

El corazón y el cerebro.

Que den ganas de bajarlo

de su Cruz y del tormento,

Y quien contemple esa imagen

No quede mirando un muerto,

Ni que con ojos de artista

Sólo contemple un objeto,

Ante el que exclame admirado

¡Que torturado más bello!

Perdóneme si le digo,

Responde el imaginero,

Que aquí no hallará seguro

La imagen del Nazareno.

Vaya a buscarla en las calles

Entre las gentes sin techo,

En hospicios y hospitales

Donde haya gente muriendo

En los centros de acogida

En que abandonan a viejos,

En el pueblo marginado,

Entre los niños hambrientos,

En mujeres maltratadas,

En personas sin empleo.

Pero la imagen de Cristo

No la busque en los museos,

No la busque en las estatuas,

En los altares y templos.

No siga en las procesionas

Los pasos del Nazareno,

No la busque de madera,

De bronce de piedra o yeso,

¡mejor busque entre los pobres

Su imagen de carne y hueso!

Gabriela Mistral

Para finalizar su reflexión, el Pastor Metropolitano de Coro, alentó a los venezolanos a buscar al Nazareno, en el rostro de los niños desamparados, en las familias, en los ancianos y enfermos, en aquella gente que sufre. “En medio de tanto sufrimiento veamos en Jesús aliento y consuelo, espíritu de entrega y amor. Abramos nuestro corazón sensible y misericordioso. Oremos para que Jesús de Nazareno tenga compasión de nuestro pueblo”, puntualizó el Prelado.

Es importante destacar que, la Catedral Santa Ana, no pudo llevar a cabo el recorrido del Nazareno, por sus comunidades adyacentes, debido al desabastecimiento de combustible, dentro de la crisis social que se vive actualmente, diversas parroquias de la Arquidiócesis de Coro, tuvieron la oportunidad de recibir la bendición del Cristo sufriente desde sus hogares, a través de rogativas y recorridos, organizados por los diferentes sacerdotes del Clero Arquidiocesano, entre ellas, las parroquias Ntra. Sra. Del Rosario de Fátima, la Candelaria de Cumarebo, San Gabriel y el Santuario Mariano de El Carrizal.

Fuente: Prensa Arquidiócesis de Coro

A %d blogueros les gusta esto: