Murió Júpiter, el león más famoso y querido de Colombia

Júpiter, el león más famoso y querido de Colombia, murió este miércoles en Cali, al suroeste del país, luego de pasar 20 días bajo atención médica. El felino conmovió a todo el país luego de ser encontrado en un zoológico del departamento de Córdoba en condiciones de salud deplorables.

El animal había sido diagnosticado en los últimos con varias patologías, como neumonía, tumores en el hígado y en pulmones, así como afecciones hepáticas. Su cuerpo permanecerá bajo custodia y se le realizará la necropsia este 19 de marzo para determinar la causa de su muerte, según lo anunció el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (DAGMA).

El hogar de paso de fauna del DAGMA confirmó en un comunicado que el león ha muerto pese a «todos los esfuerzos» del organismo y de varios profesionales por lograr su recuperación. La muerte del felino es «una terrible pérdida ya que se hizo un esfuerzo las 24 horas de cada día», aseguró.

La historia de Júpiter

En 1999, cuando el felino tenía apenas tres meses de vida, la ambientalista Ana Julita Torres lo rescató de un circo donde no solo lo habían explotado, sino también le causaron daños físicos, como arrancarle las garras.

Desde entonces, Torres y Júpiter, que vivía en su refugio ambiental Villa Lorena en Cali, no se separaron. No obstante, en 2017 el DAGMA declaró que el espacio no contaba con las condiciones óptimas para mantener a los animales que allí habitaban, y Júpiter fue trasladado al zoológico Los Caimanes, en la ciudad de Montería, en el departamento de Córdoba.

Recientemente la historia dio un nuevo giro luego de que Ana Torres decidiera visitar a su ‘niño’ y encontrara que el animal estaba en estado crítico. «Yo llegué y encontré a Júpiter casi muerto. Pesaba 90 kilogramos, cuando inicialmente estaba en 260», relató la ambientalista a medios locales.

Tras los primeros exámenes veterinarios, el león fue diagnosticado con anemia y fallas en los riñones y el hígado, por lo que su antigua cuidadora denunció a través de las redes sociales las malas condiciones en las que este se encontraba y anunció que se proponía lograr que fuese llevado nuevamente a Cali.

El DAGMA se puso al tanto de la situación y con la ayuda de la Fuerza Aérea colombiana trasladó a finales de febrero al animal al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre en Cali.

Torres confirmó la noticia sobre el fallecimiento del felino. «Tienen que pagar los causantes de todo esto, quienes se lo llevaron y lo tuvieron allá [en Córdoba], porque él estaba bien», aseveró.

Fuente: RT