Fernández decreta emergencia sanitaria en Argentina y cancela por un mes los vuelos procedentes de Europa y EE.UU.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, ofreció este jueves un mensaje a toda la población respecto a la declaración de la emergencia sanitaria en el país, luego de que se confirmaron los primeros tres casos no importados de coronavirus.

En cadena nacional, la primera desde que asumió al frente del Gobierno, el mandatario amplió detalles sobre los alcances de la medida, que fue adoptada en las horas previas a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

Fernández adelantó que se implementarán «medidas para facilitar el regreso de argentinos que se encuentren en los países afectados».

En primera instancia, se amplía la emergencia sanitaria por un año, que podrá ser prorrogada en caso de que persista la situación epidemiológica. Además, se amplían las facultades del Ministerio de Salud para fortalecer la prevención, la cobertura y el tratamiento.

Por otra parte, la Casa Rosada dispuso la suspensión de todos los vuelos internacionales provenientes de los países afectados por la enfermedad. Aplica para toda Europa, EE.UU., Corea del Sur, Japón, China e Irán.

Asismismo, instruye a las personas que ingresen al país provenientes de zonas de transmisión, o sean consideradas «sospechosas», a permanecer en su domicilio de manera «obligatoria», y no concurrir a lugares públicos durante 14 días.

El no cumplimiento de la cuarentena implicará sanciones que incluyen la pena de prisión, desde los seis meses a los dos años. «Es importante que entendamos que este aislamiento es preventivo y esencial», declaró el presidente.

A su vez, el DNU busca «evitar el desabastecimiento de productos esenciales para evitar la propagación del virus, como alcohol en gel, barbijos, entre otros» elementos.

Argentina ha reportado este jueves 10 nuevos casos de coronavirus, con los que ya suman 30 infectados en total. De esos 30, tres fueron contagiados por «contacto estrecho» con personas ya enfermas, que habían regresado de viajes al exterior. Se trata de los primeros casos «no importados», aunque no son autóctonos. Todos pertenecían al círculo íntimo de los pacientes.

Fuente: RT